Sin la intervención rápida y precisa de Francisco, un vigilante de seguridad del centro comercial de Diagonal Mar (Barcelona), un médico italiano habría muerto a consecuencia de un ataque de corazón. La paradoja es que la víctima del paro cardíaco se encontraba rodeado de médicos.

El desfibrilador fue instalado hace cuatro meses
En el transcurso del XXX Congreso Mundial de Medicina del Deporte, que se celebraba en un hotel próximo a las instalaciones comerciales, uno de los médicos que participaba sufrió una parada cardíaca, «cayendo fulminado e inconsciente al suelo», según han explicado fuentes de Diagonal Mar.


Francisco activó los mecanismos de emergencia previstos en caso de alerta
Mientras algunos doctores del congreso le hacían un masaje cardíaco y esperaban la llegada de los equipos de emergencia, uno de los guardas de seguridad del centro comercial, Francisco, activó los mecanismos de emergencia previstos en caso de alerta y movilizó al personal de seguridad, ante el aviso de uno de los compañeros de la víctima.

El mismo Francisco se encargó de traer personalmente y a toda velocidad el desfibrilador que hay a las instalaciones comerciales, hecho que, según relataron los médicos que atendieron el paciente, le salvó la vida al médico inconsciente. El aparato fue instalado hace cuatro meses.