Una mujer será juzgada en enero por nueve supuestos delitos de acusación falsa contra el padre de su hija, después de que hoy interpusiera dos denuncias que fueron archivadas, por malos tratos, lesiones, injurias, provocación sexual, daños, vejaciones o amenazas, entre otros.

Su intención, según el abogado de la acusación particular, Francisco Antonio Moreno, era "obtener una orden de protección" y evitar que su ex compañero sentimental "viera a la menor".

La acusada interpuso "una primera denuncia falsa" contra su ex pareja en noviembre de 2005. En ella afirmaba que "temía seriamente por su vida", que había recibido "malos tratos durante tres años de convivencia" y que "había sido agredida en presencia de su hija de seis años".

La denuncia dio origen al inicio de diligencias previas, que fueron archivadas por el juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Sevilla, que también denegó la orden de protección que se solicitaba.

La acusada perdió en julio la custodia de su hija por orden de un juzgado sevillano

En abril de 2007, la mujer formuló otra denuncia "falsa". Esta vez, aseguraba que el padre de su hija "ponía películas porno delante de la menor", le "sustraía su correspondencia", le "amenazaba con quitarle a la niña" y le insultaba "constantemente".

Nuevamente, la denuncia dio lugar al inicio de diligencias. También fueron archivadas por el juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Sevilla, que volvió a denegar la orden de protección solicitada.

Nueve delitos

Para el abogado, los hechos son constitutivos de nueve delitos de falsa acusación de amenazas, malos tratos, lesiones, injurias, provocación sexual, apoderamiento de correspondencia, amenazas no condicionales, daños y vejación injusta.

Por ello, reclama una multa de 90.600 euros y el pago de 20.000 euros en concepto de indemnización.

Sin custodia

La acusada perdió en julio la custodia de su hija por orden de un juzgado sevillano, que entendía que, de forma "reiterada", privaba a la menor de ver a su padre. Además, mantenía que la mujer sentía hacia su ex pareja un "odio visceral".

Piden para la acusada una multa de 90.600 euros

En esa sentencia, el juez explicaba que la madre había evidenciado su incapacidad para mantener la custodia, "causando un perjuicio y victimización a su hija", a la que privaba de su derecho de contactar con su padre y hermanos mayores.

El texto añadía que la demandada ha sufrido una situación emocional de "frustración no superada y despecho hacia el padre de su hija, confundiendo maltrato psicológico con su propia sintomatología ansioso-depresiva".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SEVILLA