Un caza F-18 del cuerpo de Marines del ejército de EE UU se estrelló este lunes en un área residencial de la ciudad de San Diego, en California, y causó la muertes de al menos tres personas, así como la destrucción de dos casas, según confirmaron las autoridades. Otras dos personas desaparecidas y estaban siendo buscadas por los bomberos.

El accidente se produjo a dos millas de la base aérea y naval Miramar

Los primeros informes indicaron que el piloto, que no se encontraban en comunicación con los controladores aéreos del área en los momentos previos al incidente, pudo abandonar el aparato antes de la colisión, que ocurrió en el barrio de University City.

El accidente se produjo a dos millas de la base aérea y naval Miramar del cuerpo de Marines de EE UU cuando la aeronave se preparaba para tomar tierra.

"Quiero transmitir mis condolencias a las familias de los muertos en este desafortunado incidente y agradezco la colaboración de las autoridades locales para minimizar el daño", dijo el coronel de los Marines O'Connor, quien aseguró que se investigarán en profundidad las causas del suceso.

El militar aseguró que el piloto, que se encuentra ingresado en un hospital en situación estable, informó a la base aérea que tenía problemas, aunque no se especificaron las complicaciones.

Gran nube de humo

Unidades de bomberos se desplazaron al área y trabajan para apagar las llamas provocadas por el avión, que han generado una densa nube de humo visible en la ciudad.

Alrededor de 10.000 soldados residen en la base militar de Miramar que opera la Marina de EE UU desde 1996 y sirvió de escenario para la filmación de la película Top Gun (1986).