Cómo hacer tarta de zanahoria sin horno

Importada de Estados Unidos, la tarta de zanahoria sigue de moda.
Importada de Estados Unidos, la tarta de zanahoria sigue de moda.
WIKIPEDIA/James Petts

Desde hace unos años, la tarta de zanahoria está de moda. Es moderna. La tenemos en cualquier cafetería de nueva apertura de un barrio gentrificado (y por lo tanto moderno) de cualquier capital española.

La tarta de zanahoria es en realidad un producto importado de Estados Unidos, donde es una de las tartas más populares. Y hasta tiene su propio día mundial: el 3 de febrero.

Básicamente se trata de un bizcocho con especias, zanahoria y queso crema por encima. Si controlamos la cantidad de azúcar tendremos una tarta deliciosa: morder el bizcocho, la zanahoria y los frutos secos como si de tropezones se tratara y el queso endulzado.

Lo habitual es que elaborar una tarta de zanahoria suponga el uso del horno, como casi todo en pastelería. Pero no, siempre hay maneras de sortear el uso del horno. Es el caso que nos ocupa: una tarta de zanahoria sin horno.

Ingredientes

  • 3 zanahorias
  • 3 huevos
  • 100 gramos de frutos secos (nueces, almendras o avellanas)
  • Taza y media de harina de repostería
  • Media taza de azúcar (unos 100 gramos)
  • Media taza de leche (unos 120 mililitros)
  • Una cucharada de canela en polvo
  • Una cucharada de aceite de girasol
  • Sal
Para la cobertura ('frosting') de queso:
  • 200 gramos de queso crema
  • 75 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de azúcar glas

Información práctica

  • Tiempo de elaboración: 45 minutos
  • Calorías: 400 kcal

Elaboración

  1. Lavamos, pelamos y rallamos las zanahorias.
  2. En un recipiente profundo ponemos los huevos, el azúcar, la leche y el aceite.
  3. Batimos hasta que todos nuestros ingredientes se integren perfectamente (mejor lo hacemos con batidora).
  4. Con un colador, tamizando, añadimos la harina y vamos batiendo e integrando la masa.
  5. Ponemos las zanahorias.
  6. En un mortero ponemos los frutos secos y los machacamos; no demasiado porque queremos encontrar su crujiente al morder luego. Los sumamos a nuestra mezcla.
  7. En una sartén, ponemos mantequilla y echamos un poco de la mezcla.
  8. A fuego lento, lo cocinamos por ambas caras.
  9. Lo vamos haciendo, porción a porción, hasta pasar por la sartén toda la masa que hemos preparado.
  10. Vamos con la cobertura ('frosting').
  11. En un bol ponemos la mantequilla a temperatura ambiente y el queso crema.
  12. Batimos y añadimos poco a poco el azúcar glas hasta tener una crema.
  13. Finalmente, montamos.
  14. Sobre un plato o fuente vamos alternando las planchas de bizcocho con la crema de queso que hemos elaborado.
  15. En el último paso cubrimos el conjunto con lo que nos quede de crema o sólo arriba, en el último piso.
  16. Dejamos en la nevera al menos un par de horas, para que se enfríe y se asiente. Y a comer y disfrutar.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento