La directora de una guardería de la ciudad alemana de Duisburgo ha sido suspendida temporalmente después de que varios padres protestaran duramente contra el centro al enterarse de que algunos niños solían jugar desnudos, informa el diario mexicano Milenio.

Al parecer, unos 10 niños comenzaron a quitarse la ropa para jugar de manera habitual, por lo que los profesores decidieron permitir que así lo hicieran. Eso sí, en una habitación separada y siempre vigilada.

Esa decisión fue incorrecta porque no se había informado de ello a los padres
"Esa decisión fue incorrecta porque no se había informado de ello a los padres", lamentó un portavoz de la guardería, a la que asisten diariamente cerca de 120 niños.

 

La oficina de protección del menor de Duisburgo, tras las protestas de los padres, decidió suspender temporalmente a la directora y prohibir rigurosamente a las maestras que los pequeños volvieran a jugar desnudos.

Sin embargo, muchos progenitores siguen sin fiarse de la guardería, por lo que casi dos terceras partes de los pequeños no acuden todavía al centro educativo.