Libro Decanato del Recreativo
La portada del libro sobre el decanato del Recreativo y una foto antigua de su interior.

Para rebatir definitivamente cualquier oposición al decanato del Recreativo, fundado en 1889, Antonio Bélmont ha presentado una investigación en la que han colaborado historiadores y que sacan a la luz documentos oficiales e inéditos hasta ahora que no dejan lugar a dudas. Además, para que su difusión sea máxima ha colgado la obra a en la página web www.onubafc.com en vez de publicar un libro.

Recreativo de Huelva y Onuba FC, dos nombres para una sola entidad, es el resultado de indagar en la época más oscura del Recreativo, la comprendida entre 1931 y 1945, años en los que el club se vio obligado a cambiar de nombre, hecho que hasta ahora ha servido de fundamento a los críticos para asegurar que fueron entidades distintas los equipos denominados Recreativo, Onuba FC y Recreativo Onuba.

Al Recre se le impidió usar su nombre tras un polémico partido ante el Betis en 1931

Según la obra, desde 1915 se vivía una tortuosa relación con la Federación Sur que llegó a su cúlmen en 1931. Hubo grandes disturbios en un partido ante el Betis en el que ambos se disputaban la segunda plaza y arbitrado por un sevillano y se le impuso una multa de 17.000 pesetas. El Recreativo se decidió a salir de la Federación Sur y finalmente tuvo que mediar la Federación Española, que le retiró la sanción pero le impidió usar su nombre durante varios años.

El Recreativo se da de baja, pero no se disuelve, como apuntan algunos historiadores, y adopta el nombre de Onuba FC para seguir compitiendo. La prueba legal más concluyente de esto es el expediente 696 del Libro de Registro de Asociaciones del Gobierno Civil de Huelva, donde aparecen "Recreativo" y "Onuba FC" vinculados a una misma entidad, documento encontrado por el historiador onubense Benjamín Naranjo.

Un documento del Gobierno Civil demuestra que Recre y Onuba eran la misma entidad

Otra de las numerosas pruebas documentales que se ofrecen son una carta de 1941 remitida al Gobernador Civil donde quedan patente los obligados cambios de nombre del club o un artículo de la época, en el que se expresa el anhelo popular por recuperar la denominación original del club.

El autor de la obra asegura que "queda totalmente demostrado el decanato y se aclara para siempre". Además agradeció la colaboración de los historiadores Benjamín Naranjo, Félix Martialay, Víctor Martínez Patón y Vicente Martínez Calatrava.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE HUELVA