La Audiencia impuso penas de diez y nueve años de cárcel para los dos autores de sendos atracos cometidos el 7 de febrero en sucursales de Caja Duero en Valladolid.

En total, se llevaron un botín de 2.325 euros tras amenazar a los empleados con una pistola de fogueo y un subfusil automático.

Durante el juicio, ninguno de los procesados se reconoció culpable, si bien las versiones de lo ocurrido ese día no fueron muy consistentes, según Europa Press.

Uno de ellos dijo que cuando fue detenido se acaba de encontrar con su compañero, al que conocía, y el otro aseguró que se trataba de un complot policial.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID