El 31 de mayo se celebra el Día Mundial del tabaco, ¿cómo se puede dejar de fumar?

Mujer rompiendo un cigarrillo
La incertidumbre provocada por la crisis del Covid-19 ha provocado un aumento en el consumo de tabaco.
GTRESONLINE

Los ERTES, tener que estar en casa demasiado tiempo, la incertidumbre que ha generado el coronavirus... Todo esto ha provocado que las personas que fuman habitualmente, incluso aquellas que se consideran fumadoras sociales, multiplicasen el número de cigarrillos que consumían durante la cuarentena. Dejar de fumar en estas circunstancias se hacía muy cuesta arriba. 

Hasta "el 20% de los fumadores habituales o sociales asegura estar fumando el doble", apunta la encuesta que realizó Top Doctors. También, aquellas personas que habían logrado dejar de fumar recayeron en el hábito. Aunque, las cifras son alentadoras, "solo 3 de cada 10 exfumadores".

Debido a esto, y porque hoy celebramos el Día Mundial de tabaco, queremos compartir algunos consejos del Ministerio de Sanidad para dejar de fumar. Una guía que puede ser muy útil para todas aquellas personas que hayan decidido abandonar este hábito o se encuentren en proceso.

Identificar la razón por la que se fuma

El primer consejo para dejar de fumar es identificar la razón por la que se ha convertido en un hábito. Quizás los cigarrillos ayuden a reducir la ansiedad y el nerviosismo, sean una excusa para combatir el aburrimiento, permitan mantenerse más activo y alerta... Existen muchos motivos. 

En ocasiones, puede suceder que la razón esté en que fumar se ha convertido en un acto automático. Realmente no se disfruta ni se utiliza para calmar ningún tipo de malestar emocional. Se trata de una acción mecánica.

No es obligatorio dejar de fumar

Algo importante es que dejar de fumar no es obligatorio. Por lo tanto, una vez se saben las razones por las que se fume se deben considerar los motivos por los que se quiere dejar este hábito. Si no hay ninguno, va a ser muy difícil que esto llegue a buen término. Algunas razones pueden ser:

  • Reducir las posibilidades de un ataque al corazón.
  • Dejar de toser y cansarse menos.
  • Recuperar el buen aliento.
  • Desear no depender del tabaco para sentirse bien.

Poner una fecha

Una vez superados los consejos anteriores, hay que poner una fecha. Sin embargo, es importante que si la razón por la que se fuma es el estrés no conviene empezar a dejar de fumar en una época en la que se sepa que habrá una gran carga de trabajo. Sucede lo mismo si es el aburrimiento el causante. En este caso empezar en vacaciones puede no ser lo ideal. 

No dejar de fumar de repente

Dejar de fumar de repente no es lo ideal si se quiere tener éxito en abandonar este hábito. Por eso, a partir de la fecha elegida conviene ponerse pequeños objetivos. Cada semana se reducirá el número de cigarrillos que inicialmente se consumían. Así, hasta llegar a no tomar ninguno.

De esta manera, se puede ir analizando cómo reacciona el cuerpo ante la reducción de la nicotina para tomar medidas. Por ejemplo, si la pereza o no hacer nada es el motivo por el que se fuma, empezar un hobby nuevo, una actividad física o hacer un curso puede ayudar.

Aprender a meditar, no estar en contacto con personas que fumen, dar un paseo por la naturaleza, pintar... Todos estos hábitos irán sustituyendo y aplacando esa necesidad de fumar. Además, contribuirán a llevar un estilo de vida más sano.

Pedir ayuda adicional

Solicitar ayuda profesional es una posibilidad que puede aumentar las posibilidades de éxito de dejar de fumar. También, se puede sopesar la idea de unirse a algún grupo de apoyo para fumadores que puede resultar muy motivador para abandonar el hábito.

Con todo, existen aplicaciones para el móvil que permiten llevar un seguimiento de los días que se llevan sin fumar. Es otra forma de sentirse motivado para continuar progresando y ver los avances que se están logrando. 

Finalmente, también existen tratamientos farmacológicos que fueron aprobados el año pasado (vareniclina y bupropión) y que financia el Sistema Nacional de Salud. Estos tratamientos se combinan con las ayudas anteriores.

A pesar de que la ansiedad, el estrés, la incertidumbre y el miedo por la crisis del coronavirus han aumentado el consumo de tabaco, es posible dejarlo. El Día Mundial del Tabaco pretende crear conciencia sobre lo importante que es abandonar este hábito para mejorar la salud y prevenir problemas en el futuro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento