Está ocho meses a la espera de su puesto de trabajo y al final le dan uno sin funciones

  • Una funcionaria ganó un juicio para que el Ayuntamiento de Madrid la reubicase tras sufrir un acoso laboral.
  • Cuando por fin llegó su puesto, la pusieron en una biblioteca, sola y sin ningún tipo de tarea para realizar.
  • El Ayuntamiento de Madrid dice que su puesto "es provisional".
La funcionaria, sola en su despacho
La funcionaria, sola en su despacho

Ha tardado ocho meses, pero el Ayuntamiento de Madrid por fin ha cumplido la sentencia dictada en marzo y ha reubicado a la funcionaria que, como publicó 20 minutos, estuvo 18 meses de baja tras denunciar internamente a su jefe por acoso laboral.

Silvia Carretero por fin tiene su puesto de trabajo, aunque cree que le han tomado el pelo y va a denunciar al Consistorio. "Me han dado un trabajo sin funciones y para el que no estoy formada. Me han dicho que si me aburro encienda la tele, y encima, echándole guasa, no funciona".

Silvia, que cobra 2.000 euros limpios al mes, ingresó en 1983 en el Área del Cultura como coordinadora de espectáculos del centro cultural Conde Duque. En 2004 denunció internamente a su jefe por acoso laboral. Se pasó 18 meses de baja hasta que se cansó y llevó su caso a los tribunales para exigir un cambio de puesto.

Todos mis compañeros están en la primera planta y yo sola en la cuarta

Ahora la han reubicado como bibliotecaria en el Museo de la Ciudad. "No tengo nada que hacer. Mi horario es de 8 a 15 horas. No sé catalogar libros ni me han explicado mis funciones. Todos mis compañeros están en la primera planta y yo sola en la cuarta".

José Nieto, director del Museo, asegura que ha reubicado a esta funcionaria donde le han ordenado y afirma que no necesita formación para ser la responsable de la biblioteca. "Muy poca gente la visita, no tiene que catalogar nada, solo controlar la biblioteca".

Desde la Concejalía de Hacienda y Personal han asegurado a 20 minutos que el puesto de Silvia es provisional y que la Concejalía de las Artes ya está buscando una plaza que sea acorde a su categoría de funcionaria y a su preparación. Silvia, mientras tanto, ya está preparando una nueva denuncia. "Son unos soberbios y unos prepotentes y no admiten que un tribunal dé la razón a un trabajador", afirma.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento