La mujer, de 60 años de edad, fue puesta a disposición judicial por la mañana y, según fuentes cercanas a la investigación, confesó ser la supuesta autora de la muerte de su nieto.

Los hechos ocurrieron el domingo sobre las 15.15, en un inmueble situado en el número 26 de la calle del Pintor Sorolla de Gandía, donde residían la detenida, el pequeño fallecido, su hermano de cuatro años y la madre de éstos.

La Policía Local recibió una llamada que alertó de la caída del menor desde la terraza del quinto piso del edificio, y una unidad del SAMU acudió hasta el lugar para atenderle y trasladarlo al hospital Francesc de Borja, donde falleció poco después debido a la gravedad de sus heridas.

Tras las investigaciones realizadas por el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil de Gandía, la abuela del pequeño pasó a disposición del citado juzgado, que a primera hora de esta tarde decretó su traslado e ingreso en la prisión de Piscassent como supuesta autora de la muerte.