,Mick Skee, un británico de 47 años que perdió sus piernas hace dos, por una enfermedad, se llevó una desagradable sorpresa hace unos días cuando vino de vacaciones a Mallorca. La compañía aérea británica con la que viajaba, Jet 2 le había cobrado un recargo por exceso de peso en su equipaje; un exceso que, en su caso, estaba más que justificado. Mick llevaba un par de piernas ortopédicas en la maleta por si le fallaban las que utiliza habitualmente.

Según El diario de Mallorca, la compañía Jet 2 le cobró 10 euros por cada vuelo por facturar más equipaje del permitido, es decir, por las piernas ortopédicas. La agencia de viajes con la que contrató el vuelo, On The Beach, se ofreció a pagarle ese plus, pero él ha querido denunciar públicamente el caso para llamar la atención sobre esta "situación ridícula", según sus propias palabras, más aun si se tiene en cuenta que dicha compañía no cobra ningún recargo por facturar, por ejemplo, una silla de ruedas.

Cuando regrese a casa, después de sus vacaciones, Mick se quejará públicamente ante la compañía y ante el diputado de su distrito, quien seguramente elevará una queja formal por esta discriminación.

La misma compañía aérea no cobra recargo por factura una silla de ruedas

Las incongruencias de las compañías aéreas son frecuentes. Hace un mes, la compañía Clickair impidió a un niño de 11 años, campeón benjamín de tenis de mesa, viajar solo a Mallorca desde Barcelona, para disputar un torneo, porque en ese momento no tenían azafatas disponibles para acompañarlo y el reglamento impedía subir a bordo a menores de 12 años sin acompañante.

(Foto de Mick Skee, de The Telegraph)

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE PALMA