Fuentes de la Guardia Civil han informado de que el pasado 21 de octubre se personó un ciudadano rumano en el Puesto de la Guardia Civil de Arganda del Rey denunciando el secuestro de un amigo, también rumano, vecino de la localidad de Morata de Tajuña.

Afirmaba haber recibido una llamada telefónica en la que una voz distorsionada le exigía que arreglara la documentación del coche del secuestrado para poder venderlo.

Además, según él, la supuesta víctima le había comunicado que, en caso de que pasaran tres semanas sin tener ninguna noticia suya, acudiera a dependencias del Cuerpo para denunciar su secuestro.

En vista de las incongruencias que ofrecía la versión aportada por el denunciante, desde el principio los Agentes del Equipo de Policía Judicial de Arganda del Rey descartaron la veracidad del secuestro, investigando la falsedad de la denuncia.

El simulador se había auotenviado los dos mensajes de texto

El caso se resolvió en el día de ayer, cuando un hermano del supuesto secuestrado acudió al Puesto de Morata de Tajuña manifestando que había recibido dos mensajes de texto de su hermano, en los que le decía que se encontraba retenido contra su voluntad y le pedía que acudiera rápidamente al Puesto para comunicarlo.

Sin embargo, resultó que el teléfono móvil desde el que se habían enviado los mensajes era el mismo que el que el denunciante llevaba consigo, es decir se había autoenviado los mensajes de texto.

Por ello, se procedió a su detención como autor de un supuesto delito de simulación de delito.

El detenido, D.B., de 20 años de edad, con antecedentes por sustracción de un vehículo en Arganda del Rey, y por un delito contra la seguridad vial en Morata de Tajuña, estaba en búsqueda y captura por su supuesta implicación en el robo de otro vehículo.