No tan duros como parecen

  • Jean Claude Van Damme es la estrella del falso documental 'JCVD'.
  • Schwarzenegger o Stallone también han sabido reírse de si mismos.
  • Eastwood ha destacado como director de enorme sensibilidad.
Jean Claude Van Damme en una imagen de 'JCVD'.
Jean Claude Van Damme en una imagen de 'JCVD'.
Versus Entertainment
Los Músculos de Bélgica, el actor Jean Claude Van Damme de 47 años, experto en artes marciales, vuelve a los cines pero en esta ocasión en una película en formato de falso documental y dispuesto a reírse de si mismo y su imagen.

JCVD , una coproducción entre Francia, Bélgica y Luxemburgo dirigida por Mabrouk El Mechri , y que se estrena este viernes está protagonizado por el mismo Van Damme, sin recurrir a ningún personaje ficticio.

Y pese a que el argumento sí que es inventado, tiene la osadía de ofrecer paralelismos con su propio declive profesional y físico.

A finales de los ochenta y primera mitad de los noventa rivalizó por el trono

de las grandes estrellas de acción del momento. Eran producciones en su mayoría de bajo presupuesto, pero con elevadas oportunidades donde demostrar sus habilidades karatecas.

Pero Van Damme también ha sido protagonista de varias trifulcas. Además, en 1998 reconoció que era adicto a la cocaína, se le diagnosticó trastorno bipolar y un par de años después fue arrestado por conducir borracho.

Aunque JCVD va más lejos y nos presenta a un Van Damme que incluso se convierte en atracador por las circunstancias, acuciado por el pago de impuestos y angustiado ante la pérdida de la custodia de su hija.

Embarazosos cambios de registro

Los gemelos golpean...Arnold Schwarzenegger fue de las primeras estrellas encasilladas en películas de acción, digamos, más o menos serias que se diversificó probando fortuna en autoparodias o comedias.

El último gran héroe , Poli de guardería , Los gemelos golpean dos veces o sobre todo en Junior , que nos mostraba a Arnie... ¡embarazado de varios meses!.

Viendo el éxito de su compañero y rival en pantalla, Sylvester Stallone no tardó en pasarse también al terreno de la carcajada, o al menos lo intentó con Oscar ¡Quita las manos! y ¡Alto! O mi madre dispara , junto a una de las chicas de oro, Estella Getty.

Vin Diesel hizo lo propio metiéndose como protector de niños en Un canguro superduro . Mucho más desamparado estaba en Declaradme culpable , donde era un gángster de poca monta implicado en un largo proceso judicial y que sólo buscaba el afecto de sus compañeros.

¿El hábito hace al monje?

The WrestlerBruce Willis como procedía de la célebre teleserie de los ochenta Luz de luna estaba más acostumbrado a su vertiente de simpático caradura, por lo que le fue fácil en sus inicios en la gran pantalla pasar en pocos meses de la comedia romántica Cita a ciegas , junto a Kim Basinger, a la Jungla de cristal.

Lo que nos recuerda que precisamente la pareja de Basinger en Nueve semanas y media , Mickey Rourke (de nuevo en la palestra gracias a The Wrestler , galardonada en Venecia), cambió los puños y sus artes seductoras por la sotana en Francesco , encarnando a nada menos que San Francisco de Asís.

Otro especialista en artes marciales, Jackie Chan siempre ha sabido sacar fruto de la comedia y la acción, al igual que el italiano Bud Spencer (aunque lo suyo era liarse a mamparro limpio) u otro de los actores más rentables de los setenta, Burt Reynolds .

Estrellas nada errantes

Robin y MarianY si realizamos una rápida mirada a los clásicos, encontraremos que Lee Marvin estaba fenomenal como vagabundo y buscafortunas en el antiguo Oeste cantando al son de una estrella errante en La leyenda de la ciudad sin nombre .

Que John Wayne a parte de los westerns que le inmortalizaron fue un empresario circense en El fabuloso mundo del circo o el siempre encasillado en papeles de malísimo Jack Palance sacaba su vena artística como pintor en Bagdad Café .

Y a Burt Lancaster, que del trapecio del circo saltó a las producciones de aventuras de Hollywood y en sus años de madurez incluso se permitió el lujo de ser el actor predilecto de Visconti .

También mención especial se merece Sean Connery , que aún reciente su imagen como el Bond encarnó en 1976 a un maduro Robin Hood, iniciando el declive de su vida pero conservando intacto su amor y ternura por Lady Marian (Audrey Hepburn ) en Robin y Marian .

Y volviendo a Jean Claude Van Damme, su formación se curtió a parte de en duras sesiones de gimnasio, fitness o fisiocultura también en clases de ballet.

Eastwood: genio y sensibilidad

Los puentes de MadisonFue uno de los actores más populares de los sesenta a causa de los spaguetti-westerns de Sergio Leone. El más taquillero de los setenta con títulos como Harry el sucio y desde hace dos décadas, es uno de los directores más respetado tanto por la industria como el público.

Con dos Oscar a la mejor dirección, por Sin perdón y Million Dollar Baby , el también durísimo Clint Eastwood supo demostrar que detrás de esa fachada fría e inquebrantable latía un corazón mucho más sensible del que pudiera imaginarse.

Y lo ha demostrado como cineasta, como reconocido apasionado del jazz (Bird es uno de sus títulos imprescindibles) o cautivando a Meryl Streep en Los puentes de Madison .

Imágenes: Los gemelos golpean dos veces / The Wrestler / Robin y Marian / Los puentes de Madison.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento