Caracterizado como un militante palestino, con un pañuelo y un arma de juguete, un estudiante israelí de 15 años salió a las calles de la localidad de Ashdod donde vive para hacer un trabajo para el colegio sobre las reacciones de la Policía cuando se encuentran con sujetos sospechosos.

Éstos le rodearon y obligaron a rendirse

Si ser consciente del riesgo que corría -la policía ante un tipo así caracterizado primero dispara y luego pregunta- el adolescente se disponía según sus propias palabras a “sacar un sobresaliente” por su arriesgado estudio. Antes de que pudiera investigar mucho, fue localizado por los agentes que patrullaban las calles.

Éstos le rodearon y conminaron a que se rindiera. Según un agente, de no haberlo hecho, los agentes hubieran disparado sobre él, informa BBC.

Cuando el joven -una "joya de alumno", según la Policía- se identificó, fue trasladado a dependencias policiales, donde una vez aclarado el malentendido, fue puesto el libertad sin cargos.