Verduras y hortalizas
Verduras y frutas, base de la dieta mediterránea.
La Asociación Provincial de Empresarios Cosecheros-Exportadores de Productos Hortofrutícolas de Almería (Coexphal) presentó hoy el primer sello de calidad que certifica el uso del control biológico de plagas en los cultivos bajo plástico, que persigue responder a la nuevas demandas de los clientes que pasan por consumir frutas y verduras " con residuo químico cero" y premiar el esfuerzo de los agricultores que han apostado por implantar la lucha integrada en sus fincas.

Con el sello se premia a los productores que luchan contra las plagas con elementos biológicos y no químicos
Así lo explicaron hoy en rueda de prensa el gerente de Coexphal, Juan Coromina y su homólogo en la empresa Agrocolor, Luis Miguel Fernández, quienes detallaron que dentro de la norma UNE 155000 se ha establecido como principal novedad la posibilidad de que las empresas y agricultores que manejan fincas mediante técnicas de lucha biológica contra plagas vean reconocido su esfuerzo a través de una certificación independiente y a través de AENOR.

La colaboración entre ambas entidades para impulsar la creación de este sello se ha centrado en la presencia de Coexphal dentro de los comités de normalización de frutas y hortalizas, que lideran la elaboración de este tipo de normas, así como en el papel de Agrocolor como entidad consultora para culminar con éxito la publicación en BOE y poner a disposición de AENOR los ingenieros cualificados para aplicar el sello de calidad.

Las normas citadas normas de lucha biológica han sido elaboradas y homologadas por el protocolo de buenas prácticas agrícolas GlobalGap y los reglamentos de Producción Integrada de la Junta de Andalucía. De esta forma, se sigue con el espíritu de la norma de ser homologable y adaptable a los distintos protocolos de calidad exigidos por clientes. Además, es actualmente, junto a la certificación ecológica, la normativa que garantiza en mayor grado un producto hortofrutícola con "residuo cero".

Por lo tanto, las empresas certificadas por estas normas que estén inscritas en el registro de operadores de Producción Integrada, pueden solicitar, sin necesidad de recibir controles adicionales, el derecho del uso de la marca de Producción Integrada de la Junta de Andalucía, así como todos los beneficios en cuanto ayudas asociadas.

Adhesión de las empresas

Fernández destacó, asimismo, en su comparecencia los beneficios que para la comercialización supone el sello de calidad certificada como vía de entrada a los lineales de las grandes cadenas de supermercados en la Unión Europea (UE), que exigen un sistema de trazabilidad completo con el que asegurar la diferenciación en origen de los diferentes productos.

Este sistema de trazabilidad, así como el cumplimiento del resto de requisitos exigidos por la norma, es auditado en las empresas y productores de una forma continua a través de las llamadas visitas periódicas de seguimiento, que desde que se elaboró la norma, en el año 1997, ha sido siempre el elemento diferenciador de la norma UNE respecto a otros protocolos, desde el punto de vista de seguridad y compromiso con el cumplimiento de los requisitos exigidos por la norma por parte de los productores y empresas certificadas.

Coexphal reveló, asimismo, que con muchas las empresas asociadas las que han mostrado su interés por esta certificación, y se espera que para el 2009, casi el cien por cien de las empresas que cultivan pimiento en Almería, hayan certificado bajo esta norma. Es la primera vez que el uso de la lucha biológica contra plagas es certificable a través de una norma española (UNE) y a través de una entidad como AENOR que garantiza al consumidor el cumplimiento continuo de los mayores estándares de calidad.

CONSULTE AQUÍ OTRAS NOTICIAS DE ALMERÍA