Un juez estadounidense ordenó este miércoles congelar activos en manos de los fondos privados de pensión de Argentina, reconociendo una sentencia anterior ganada por acreedores de deuda incumplida del país sudamericano. Las inversiones ascienden a 533 millones de dólares (unos 430 millones de euros).

El magistrado Thomas Griesa, del distrito de Manhattan, concedió una petición de los demandantes para que bloquee las inversiones, que el Gobierno argentino procura pasar al Estado, al igual que todas las que administran los fondos de jubilaciones privados.

Griesa solicitó a representantes de Buenos Aires que respondan en la corte el 6 de noviembre.

El juez ordenó el congelamiento de activos en Estados Unidos "incluyendo, pero no restringiéndolo a, fondos en efectivo, depósitos, inmuebles, otros valores, acciones, derechos contractuales e intereses".

Diez afectados

La decisión alcanza a 10 Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones de Argentina (AFJP) que al 15 de octubre tenían más de 4.900 millones de pesos (1.400 millones de dólares) invertidos fuera de la región en acciones, bonos y fondos comunes de inversión.

La cantidad exacta que las AFJP tienen en Estados Unidos no fue detallado por la central que las agrupa.

Las AFJP también administran más de 1.800 millones de pesos en países vecinos, mayormente en Brasil, que el Gobierno ordenó sean regresadas al país en forma urgente. Buenos Aires anticipó que todas las inversiones de los fondos privados de pensión que están en el exterior serán repatriadas en algún momento.

Nacionalización

El bloqueo legal en Estados Unidos llega en momentos en que en Argentina avanza el debate parlamentario sobre el proyecto de ley enviado por el Gobierno para transferir al Estado los cerca de 25.000 millones de dólares que tienen las AFJP.

Actualmente, unos 9,5 millones de trabajadores argentinos reciben su pensión de manos privadas, completando el Gobierno la paga de tres de cada cuatro de estos pensionistas (otros 5 millones cobran tan sólo de las arcas públicas).

Las AFJP más importantes son Orígenes (del grupo holandés ING Insurance), Met (de la estadounidense Metropolitan Life) y Consolidar (del grupo español BBVA).

El Gobierno argumenta que la crisis crediticia y financiera internacional amenaza con descapitalizar a estas entidades, al estar sus fondos invertidos en acciones y bonos. El Estado teme que eventualmente tenga que verse obligado a rescatarlas.