Vicens Castellano
Vicens Castellano, un experto en conflictos financieros. CUATRO

A grandes males, pequeños remedios. La crisis económica ahoga el país y cada vez es más complicado poder llegar a fin de mes.

El mayor problema lo tienen los jóvenes que, con un salario en torno a los mil euros, se ven con la soga al cuello y tienen que apretar el cinturón.

Hay que saber administrar la economía doméstica

Vicens Castellano, el experto en conflictos financieros del coach Ajuste de cuentas, le ha dado a 20minutos.es algunas claves para recortar gastos y sobrevivir a la crisis. Consejos muy simples que se pueden aplicar a nuestra vida cotidiana sin ningún esfuerzo, y que nos pueden ahorrar muchos euros al año.

La vivienda: La crisis del ladrillo ha propiciado que haya una oferta más grande de viviendas en alquiler. Sale más rentable vivir de alquiler y hay opciones muy baratas dependiendo de la zona.

Transporte: Lo ideal es el uso del transporte público. Si se coge el coche hay que aprender a estirar el depósito. Esto se consigue con una conducción suave, evitar los frenazos bruscos, utilizar marchas largas y tener la presión de los neumáticos regulada.

Suministros: De cara al invierno es importante tomar una serie de precauciones. Sellado de puertas y ventanas para prevenir que la factura del gas se dispare por las filtraciones. Es muy rentable tener una temperatura moderada y usar un jersey en casa porque cada grado que aumento de temperatura supone un incremento del 7% en la factura.

La cesta de la compra

‘Tupper': Si por cuestiones de trabajo tienes que comer fuera, llévate la fiambrera y evita los restaurantes.

La lista: Es importante, ir al supermercado con el estómago lleno y hacer una lista con lo que necesitamos. Así evitamos comprar cosas por impulso.

Buscar en Internet: Hay que hacer una relación de donde comprar barato. A través de Internet se puede ver qué productos salen más económicos en cada sitio.

Consejos: Las madres y abuelas han pasado por momentos bastante peores y tienen muy buenas ideas para aprovechar los alimentos.

Marcas blancas: Tienen la misma calidad que las de marca conocida. Al no tener que amortizar la partida publicitaria son más baratas.

Tarjetas de crédito:
Hay que evitar echar mano de ellas por los intereses y tasas que cobran las entidades bancarias.