El mercado de San Agustín inicia la enésima iniciativa para impulsar unas instalaciones que desde hace años acucian la competencia de las grandes superficies.

El plan pasa por ampliar su oferta para enganchar a nuevos clientes o duplicar las ventas frente a la fuga de compradores hacia los centros comerciales. Para ello, el Ayuntamiento aprobará este viernes el pliego de condiciones para la adjudicación de la apertura de 12 nuevos puestos en el mercado (ahora hay 47).

"Éstos podrán concederse por diez, quince y 20 años y el importe anual que deberán abonar será de 1.100 euros", explica la concejala de Salud y Consumo, Mª del Carmen Sánchez Quevedo.

Las actividades que se proponen para los nuevos puestos son la venta de flores, productos de telefonía en Internet, chucherías y frutos secos, un herbolario, artesanía y zapatería, una tintorería... "aunque estamos abiertos a recibir cualquier tipo de propuesta que enriquezca la oferta", subraya la edil.

Por su parte, el presidente de los comerciantes de San Agustín, José Rodríguez, considera que "ésta puede ser la iniciativa que impulse definitivamente la actividad del mercado", en el que se desarrollarán además "actividades socioculturales" para convertirlo en una "foco comercial atractivo para todos.

Campaña de Navidad

Por otra parte, San Agustín ya ha puesto en marcha una nueva campaña de promoción de cara a la Navidad, por el que "se entregará una participación por cada compra para participar en varios sorteos de cestas de Navidad", apostilla Rodríguez. Las rifas se celebrarán los días 5, 13 y 20 de diciembre.

Además, los comerciantes abogan por que se "ponga en marcha de nuevo la iniciativa del año pasado, por la que Rober regalaba descuentos en los establecimientos de San Agustín a los usuarios del transporte público".

Problemas con los indigentes

En otro orden de cosas, el presidente de los comerciantes de San Agustín aprovecha la ocasión para denunciar los "problemas que nos ocasionan los indigentes" que desde hace varios años se han instalado en la plaza. "Hemos tenido ya varios enfrentamientos con ellos, porque intimidan a clientes" y tenderos, lamenta Rodríguez.

San Agustín pide una solución "definitiva": "Es cierto que la Policía acude cada vez que le llamamos y que Inagra limpia la plaza todos los días, pero después regresan y vuelta a empezar", apostilla.