Las empresas de Castilla y León han presentado en 2008 un total de 97 expedientes de regulación de empleo, tanto de rescisión definitiva de contrato como por suspensión temporal de la producción, según fuentes sindicales.

Este hecho, acelerado en estos nueve meses a causa de la crisis económica, ha afectado a un total de 4.588 trabajadores, con especial incidencia a los que ejercían su empleo en empresas del sector de la automoción y auxiliares, que representa la mitad de los empleados perjudicados con 2.379.

En Salamanca 326 trabajadores han visto rescindido su contrato

Casi la mitad de los expedientes de regulación de empleo presentados se registraron en Valladolid (el 45,6 por ciento), con un total de 22 que afectaron a 2.094 personas. De ellas, 1.845 (incluidas las 1.200 de Iveco) sufren una suspensión temporal, mientras que el resto, 249, ven rescindido sus contratos por diferentes cuestiones y, en principio, no volverán a su puesto de trabajo. 

En Salamanca también se han visto perjudicadas 353 personas (casualmente igual que León), una gran mayoría, 326, por rescisión de contrato. En esta provincia, destacan los expedientes conocidos de la empresa de servicios de marketing Qualytel (114 personas de las 5.518 totales de la plantilla), la constructora Grupo Valdeval (113 puestos de trabajo damnificados) y Nachi, de la industria de rodamientos (que afecta a 83 empleados).