Gantz fracasa en su intento de crear gobierno y sigue el bloqueo en Israel

  • El plazo para formar un ejecutivo concluyó sin que el candidato centrista lograra llegar a un acuerdo con Netanyahu.
Benny Gantz, en la noche electoral.
Benny Gantz, en la noche electoral.
ATEF SAFADI / EFE

El centrista Beny Gantz fracasó en su intento de formar un ejecutivo unitario con Benjamin Netanyahu, por lo que se prevé que el presidente, Reuvén Rivlin, traslade el mandato al Parlamento.

A medianoche (21:00 GMT) de este miércoles concluyó el plazo concedido a Gantz para finalizar un acuerdo de gobierno, sin que hubiese trascendido información sobre el cierre de un pacto con el actual primer ministro en funciones, Benjamin Netanyahu.

Los equipos negociadores de ambos líderes se reunieron este miércoles por la noche para un último intento negociador, pero este transcurrió sin anuncios.

Este fracaso mantendrá al país en el bloqueo político que le ha llevado a celebrar tres elecciones en menos de un año sin resultados concluyentes.

Rivlin anunció esta semana que, de no haber acuerdo, trasladará el mandato de formar Ejecutivo al Parlamento, que tendrá 21 días para elegir a un diputado que logre el apoyo de una mayoría de 61 apoyos. Esto da margen a ambos líderes para seguir negociando, aunque Gantz tendrá una posición más debilitada.

Netanyahu cuenta con sus socios habituales y una diputada de Guesher con el apoyo de 59 legisladores, lo que le deja en mejor posición que Gantz, pero no le garantiza poder gobernar.

¿Cuartas elecciones?

De no conseguirse un pacto en las próximas tres semanas, Israel tendrá que acudir de nuevo, y por cuarta vez, a las urnas.

La semana pasada, Rivlin rechazó conceder a Gantz una prórroga de 14 días adicionales para seguir negociando, ante el estancamiento de sus contactos con Netanyahu. Ambos rivales volvieron a sentarse a horas de acabar el plazo este lunes y pidieron conjuntamente una extensión al presidente, que les concedió 48 horas.

El martes siguieron hablando y en la tarde se interrumpieron las negociaciones durante la festividad judía de Pésaj, que acabó este miércoles por la noche, cuando se retomaron los contactos. Pero fue demasiado tarde.

Así, Israel entra en un nuevo capítulo incierto de su parálisis política, y por ahora seguirá gobernado por un ejecutivo interino, vigente desde diciembre de 2018.

En caso de que la Knéset logre una mayoría que apoye a un candidato, este tendrá dos semanas para presentar un Gabinete ante la Cámara. Pero si esta vía tampoco es fructífera, los israelíes deberán ir de nuevo a las urnas, tras hacerlo en abril y septiembre de 2019 y en marzo de este año.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento