Las marcas blancas y las tiendas de descuento crecen durante la crisis económicas y la gasolina también entra dentro de este conjunto de nuevas tiendas.

Así, las estaciones de servicio con los combustibles más baratos son de marca blanca. Los conductores de la zona saben que los precios son más baratos y se acercan a propósito a estas gasolineras para repostar.

El precio del litro de gasolina oscila mucho: las diferencias llegan hasta los 17 céntimos según donde se reposte. Lo mismo ocurre con el diésel.

El petróleo ha bajado a la mitad 

Sólo 21 estaciones de servicio lo venden por debajo del euro. Desde los máximos de julio, las gasolinas han bajado en torno a 20 céntimos por litro. Claro que en el mismo tiempo, el precio del petróleo se ha recortado más de un 50%, pasando de 147 a 67 dólares, el nivel más bajo en año y medio.

Para saber exactamente dónde puede encontrar el combustible con el precio más bajo, en la Red existen recursos para ahorrar dinero al llenar el depósitos, así como localizadores vía satélite.