Luis Piedrahita
Luis Piedrahita, con su vesícula. L.P.

El mago y humorista Luis Piedrahita ha sacado a subasta entre la audiencia de El Hormiguero (Cuatro, 21.35 horas) la vesícula que le extirparon hace apenas dos semanas.

La idea le sobrevino mientras se encontraba tumbado en la camilla del quirófano, "sintiéndome vulnerable". En ese momento "pensé en hacer algo útil", y fue cuando se le ocurrió subastar esa parte de su cuerpo entre los espectadores de El Hormiguero, el programa en el que colabora haciendo sus monólogos sobre "las cosas pequeñas".

Luis Piedrahita saldrá esta noche con su vesícula en un bote.

Todo el dinero recaudado con la subasta de su vesícula irá destinado a la Fundación sobre el Síndrome de West, una enfermedad infantil que afecta a los bebés de entre 0 y 12 meses y que les provoca ataques epilépticos. "Conozco al padre de un bebé que padece la enfermedad y eso despertó mi interés sobre el síndrome de West", cuenta el humorista gallego. "Si atender a un niño con West cuesta un riñón... pues yo empiezo aportando algo", concluye.

Luis Piedrahita salió en directo con su vesícula (que permanece guardada en un bote de formol) y puso en marcha la subasta, en la que todos los espectadores pueden participar mandando sus ofertas a través del correo electrónico del programa (elhormiguero@cuatro.com).

El día 6, en El Hormiguero, se resolverá la subasta y conoceremos cuánto dinero ha recaudado la vesícula de Piedrahita a favor de la investigación del síndrome de West.