Secuestrada por su cerdo. Ha ocurrido en Nueva Gales del Sur, Australia, donde una mujer permaneció encerrada durante 10 días en su granja por culpa de su cerdo que no la dejaba salir en su intento de buscar comida.

Según varios medios locales, la mujer, Caroline Hayes, aseguró que el cerdo era "del tamaño de un pony" y muy agresivo. "Comenzó a golpear mi puerta, dándole cabezazos, a las cuatro de la mañana", aseguraba la mujer de 63 años.

Por eso tuvo que pedir auxilio tras no poder salir durante 10 días. El motivo: el cerdo tenía hambre. "Buscaba algo de comer", explicaba Hayes, que comentó que cuando quería abrir la puerta, el animal la empujaba y no la dejaba abandonar su casa.

Un guardabosques de la zona aseguró que con el tamaño de Bruce, tal como se llama el animal de 88 kilos, es difícil controlarlo cuando tiene hambre.