Juanjo Oliva: clínico, higiénico y cautivador

  • Juanjo Olivo vistió de blanco la Sala Neptuna en Cibeles.
  • Presentó una colección dulcemente futurista que sin embargo, no deja inspirarse en el pasado.
  • ESPECIAL: Todo sobre la Pasarela Cibeles
Uno modelos de Juanjo Oliva. (EFE)
Uno modelos de Juanjo Oliva. (EFE)
EFE

Desde sus inicios, Juanjo Oliva ha declarado que su deseo es trasladar la anarquía creativa sobre la pasarela. Esa anarquía fue este martes en la Pasarela Cibeles de color blanco -blanco pureza, higiénico e inmaculado-, y, como es habitual, ligada tanto al pasado en sus patrones -la colección ahonda en las líneas de los 50 y los 70- como al futuro en cuanto a aptitud, a sus cortes clínicos y sus pinzamientos.

Oliva alternó la sencillez de las prendas rectas en lino con los volúmenes y abullonados tan propios de la casa; cinturas estrechas y faldas de vuelo de media capa. El volumen también estuvo presente en sus pantalones, que se presentaron bombachos o morunos.

En muchos de sus modelos de fiesta añadió divertidas piezas en relieve sobre el cuerpo base, que adoptan formas arquitectónicas o, incluso, moluscas.

La última parte fue una bonita exhibición vestidos de vuelos y sofisticación minifaldera en blanco sucio, el sueño de esas novias modernas que ahora suspiran por ir de corto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento