Animales domésticos abocados a un final trágico como es el sacrificio. Eso es lo que les espera al 61,5% de los perros y gatos que llegan al Centro de Control Animal de la empresa Saneamientos de Córdoba (Sadeco) porque, según datos facilitados por la empresa municipal, en los meses de julio y agosto ingresaron 682 animales por los 263 que fueron adoptados o rescatados por sus propietarios.

Ello genera una bolsa de animales sin dueño cuyo destino más probable es la muerte si se tiene en cuenta que son diez días el plazo establecido entre la entrada del animal y su sacrificio. Por meses, en julio, hubo 371 ingresos por las 134 salidas, es decir, el 63,8% no encontró dueño mientras que ese porcentaje fue del 58,5 en el mes de agosto.

El 63,8% de los animales ingresados en el mes de julio no encontró dueño

Asimismo, el 53,2% de los animales llegó a Sadeco de la mano de sus propietarios que decidieron cederlos a estas dependencias mientras que el 46,7% fue recogido por los trabajadores municipales de las calles en estado de abandono.

El responsable del centro, Enrique Flores, aclara que cuando un animal ingresa en las dependencias es desparasitado, se le identifica con un crotal para evitar confusiones y está un mínimo de 10 días para cualquier persona que quiera adoptar.

Recuerda que la función de Sadeco es velar por la salud pública y necesitan cumplir este protocolo para evitar que los animales difundan enfermedades.

Un hogar donde refugiarse

En Córdoba, existe una asociación, El Arca de Noé, que vela para que todos los animales vagabundos tengan un techo donde refugiarse.

Esta organización ha recogido a 86 animales, entre perros y gatos, de junio a agosto mientras que sólo 35 han encontrado dueño en este mismo periodo. La presidenta, Patricia Almansa, indica que en verano aumenta considerablemente el número de animales abandonados, ya que coinciden la época estival con el periodo donde las hembras dan a luz camadas.

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE CÓRDOBA