Una veintena de conductores de autobuses de TMB abuchearon hoy al alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, durante una visita a las cocheras de Horta, donde presentó 47 nuevos vehículos menos contaminantes.

Los autobuseros pedían "menos directivos y más conductores", para mejorar sus condiciones laborales. Durante su discurso, Hereu hizo referencias indirectas a los conductores y les pidió mayor "responsabilidad", ya que los recursos públicos no son ilimitados.

Por otra parte, Hereu que durante esta mañana ha visitado varias de las obras municipales relacionadas con el transporte público, ha solicitado a los barceloneses a que "tengan ánimos" para afrontar el alud de obras que habrá en los próximos años.

Hacer obras en Barcelona "con normalidad y con un buen seguimiento social" es posible, ha dicho el alcalde, y ha añadido que "este hecho ha de ayudar a animarnos los años que vienen".

Para Hereu, las obras en el transporte público de la ciudad son "una gran medida para afrontar la crisis económica" porque, según él, "generan puestos de trabajo".