Paul McCartney
Paul McCartney. ARCHIVO
Una organización palestina ha pedido a Paul McCartney que boicotee a Israel y suspenda el concierto que tiene previsto ofrecer el próximo día 25 en Tel Aviv, el primero que el ex Beatle ofrecería en ese país.

"No hay nada que celebrar", afirma la organización
La petición figura en un comunicado de la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural a Israel (PACBI en inglés), en el que se asegura que el Estado de Israel ha programado el show "para celebrar" su sesenta aniversario, que se cumple este año.

"No hay nada que celebrar", afirma la organización. "Hace sesenta años cientos de miles de palestinos fueron desposeídos de sus casas y tierras, y condenados al exilio", precisa el grupo, que recuerda que Israel "todavía ocupa ilegalmente tierras palestinas y árabes".

La programación del concierto se ha producido después de que Israel pidiera este año excusas por prohibir en 1965 a los Beatles actuar en este país por considerar que "sus pelos largos y música estridente" amenazaban con pervertir a la juventud israelí.