Ampliar la Fira Gran Via aportará 675 millones de euros de impacto económico anual a Cataluña

El proceso participativo con los vecinos del Poblesec y la Font de la Guatlla decidirá los usos de la reforma de Fira Montjuïc.
Fira de Barcelona en Gran Via
Fira de Barcelona en Gran Via
FIRA DE BARCELONA

Fira de Barcelona cierra un año muy positivo a nivel económico a pesar de las incertidumbres causadas por la situación política en Cataluña. Y afronta el año 2020 como el del puente que conduzca a la institución ferial a su expansión "entre el Fòrum y L'Hospitalet", en palabras de los responsables del organismo.

El primer paso se dará en 2021, cuando la Fira pasará a gestionar el Centre de Convencions Internacional de Barcelona (CCIB) del recinto Fòrum. Y dará otro paso de gigante a partir de 2024, con la finalización de la ampliación del recinto Gran Via de L'Hospitalet, que ganará 60.000 metros cuadrados y alcanzará los 300.000 metros cuadrados de superficie, un 25% más, que aprovecharán, entre otros grands salones, acontecimientos internacionales como el Congreso de Móviles de Barcelona.

El director general de Fira, Constantí Serrallonga, cifra en 675 millones de euros anuales el impacto económico previsto por esta ampliación. Al menos hasta 2028, es decir, durante los primeros cuatro años de funcionamiento de la renovada infraestructura. Así como la creación de 5.048 puestos de trabajo nuevos al año a jornada completa.

La transformación está presupuestada en 333 millones de euros y dará al espacio "la capacidad de poder acoger diferentes acontecimientos a la vez", indica la alcaldesa de L'Hospitalet, la socialista Núria Marín. El consistorio está en conversaciones con la empresa Porcelanosa, que queda directamente afectada por la ampliación de espacio de Fira Gran Via, para encontrar una ubicación alternativa y próxima al gran edificio que sería derribado para construir un nuevo pabellón ferial.

Lo podría diseñar el arquitecto japonés Toyo Ito, artífice del icónico Hotel Porta Fira de la plaza de Europa, conocido popularmente como "la flor de loto de L'Hospitalet".

Este nuevo edificio se comunicaría con el actual mediante una pasarela elevada. En Montjuïc, la Fira reordenará los pabellones existentes para modernizarlos ganando espacio de estos para crear calles, plazas, equipamientos de barrio y viviendas públicas asequibles, como reivindican los vecinos del Poblesec y la Font de la Guatlla, que serían los principales beneficiarios de este nuevo barrio que incluiría la pacificación de la avenida Maria Cristina.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunció la semana pasada un proceso participativo para dibujar este proyecto que ganaría ciudad "en medio de Barcelona" sin descuidar los usos feriales "más urbanos" como el Salón del Cómic o el del Manga. La idea es que esté listo en 2029 coincidiendo con el centenario de Fira de Barcelona.

Por encima de los 200 millones facturados este año

Fira de Barcelona prevé cerrar el año 2019 con una facturación de 215 millones de euros, un 12% superior al de las previsiones y un 15% por encima de los datos registrados en 2017. El proyecto financiero para ampliar el recinto de Gran Via y reformar el de Montjuïc lo aprobó el pasado 28 de noviembre la Junta de Accionistas de la sociedad Fira 2000, encargada de la gestión de las obras. Según un estudio del Institut d'Economia de Barcelona de la Universitat de Barcelona (UB), esta transformación generará un crecimiento del 16,2% del negocio de las empresas participantes en los diferentes acontecimientos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento