La mujer cuyo cuerpo sin vida apareció en el parque de la calle Adolfo Miaja de la Muela del barrio de Parquesol murió asfixiada a causa de un atragantamiento, según las primeras valoraciones del forense, según confirmaron a Ical fuentes judiciales.

En este sentido, se descarta la hipótesis de que pudiera haber sido violada, ya que la mujer no presentaba ninguna lesión, ni signo de haber sido víctima de abusos sexuales.

Al parecer, la mujer, de 47 años de edad, tenía antecedes por alcoholismo y el hecho de que tuviera bajado el pantalón se podría deber a que se dispusiera a orinar en ese momento.

Si el informe forense recoge que se ha producido una muerte natural, tal y como confirman estas fuentes, no habría lugar a una investigación judicial, después de que el Juzgado de Instrucción número 2 de Valladolid abriera ayer diligencias para investigar las circunstancias en las que se produjo la muerte.

El juzgado de instrucción número 2 ha confirmado también la ausencia aparente de violencia en el cuerpo de la mujer en cuyo levantamiento estuvo presente.

Llamada al móvil

El cadáver de la mujer fue hallado pasadas las diez de la noche por un grupo de menores entre unos arbustos del pequeño parque de la Jota del barrio de Parquesol.

Previamente, los jóvenes escucharon que llamaban a un teléfono móvil. Cuando lo recogieron dejó de sonar y ellos llamaron al último número.

Respondió un hombre, que se debía encontrar en las inmediaciones del parque, y que recogió tanto el móvil como un bolso. La Policía está investigando quién fue el hombre que efectuó esta llamada.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID