Consejos de los grandes para comerse y beberse un maratón

Dabiz Muñoz, corredor de grandes marcas
Dabiz Muñoz, corredor de grandes marcas
HORACIO CABILLA

Este domingo se celebra el Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP 2019 y hace tres meses que la organización anunció que los 25.000 dorsales disponibles se habían agotado. Este récord de inscritos a un maratón español se traducirá en que Valencia recibirá este fin de semana la visita de cientos de miles de personas que se desplazarán hasta allí para acompañar a los corredores y, entre otras actividades, disfrutar de su oferta gastronómica.

Para sumergirnos un poco en esa marea humana que empezará a ponerse en marcha en pocas horas, hemos contactado con cinco personas vinculadas al mundo de la gastronomía que corren habitualmente para saber cómo se alimentan, mejor dicho, cómo se nutren, y qué productos les ayudan a lograr la energía que necesitan para llegar a la meta.

Son cocineros, sumilleres, comerciales y corredores profesionales; tres de ellos participarán en el Maratón de Valencia, todos ellos entrenan entre tres y siete días a la semana; viven en San Sebastián, Vitoria y Madrid y combinan con mucho arte sus dos pasiones - las carreras y la gastronomía - extrayendo lo mejor de cada una. Y es que al final, ¿quién puede saber mejor que ellos qué gasolina necesita el cuerpo para realizar un esfuerzo tan grande a lo largo de una carrera?

Dabiz Muñoz, uno de los tres estrellas más rápido del mundo

Daviz Muñoz entrenando
Daviz Muñoz entrenando

No había cumplido los 30 cuando recibió su primera Estrella Michelín y cuatro años después alcanzó la cima (tres estrellas Michelín) que defiende desde 2013. Esta semana una de sus tres criaturas, DiverXo Madrid, ha sido elegido Mejor Restaurante por la Guía Independiente Macarfi; ocupa el tercer puesto en The Best Award y el 75 en los prestigiosos 50 Best. ¿Y? Nada de eso importa cuando Dabiz Muñoz (Madrid, 1980) se pone las zapatillas y se lanza a las calles seis días por semana.

"No desayuno antes del maratón. Trato de mantenerme hidratado"

Siempre hizo deporte, fútbol concretamente. “Tras una pausa temporal, retomé con muchas ganas el running hace ocho años y ningún compromiso profesional ni personal me impide salir a correr”. En sus piernas, grandes marcas y seis maratones acabados — Madrid 2013; Nueva York 2014; Chicago 2016 (maratón en el que rompió la barrera de las tres horas atravesando la meta en 2:57:52); Londres 2018 y Valencia 2018 (su mejor marca, con 2:55:22)—.

Para prepararse, en esta ocasión ha seguido una dieta rica en hidratos la primera parte del día, complementada con vegetales, verduras y proteínas animales el resto de la jornada. “No suelo desayunar antes de las carreras. Solo intento mantenerme hidratado antes y durante la carrera. Y en cuanto a los geles, todavía no he encontrado uno que me guste, el día menos pensado crearé uno con esos puntos ácidos, picantes, dulces y salados que tienen nuestros platos”.

A Valencia llega con los músculos y tendones muy tocados, pero con la ilusión de poder acabar allí su tercer maratón. El fin es llegar a meta y después poder acercarse a Casa Carmela. “Quiero disfrutar sin límite, después de un mes de estricta dieta deportiva, de quisquillas, sepionets, gambas a la plancha y de dos paellas: la valenciana con judías y caracoles y la señoret, que no pienso compartir con nadie a menos que sea necesario”.

Martin Fiz, un corredor con un mote gastronómico

Martin Fiz
Martin Fiz

En Valencia también estará Martín Fiz (Vitoria, 1963), uno de los mejores maratonianos del mundo, querido y apodado en el sector como “el cocinitas”, por lo mucho que disfruta cocinando y comiendo. La relación de Martín con el atletismo empezó muy pronto: “Cuando tenía 12 años, un profesor del colegio me inscribió a una carrera de campo a través y aunque no la gané, tuve una sensación que hasta entonces nunca había sentido, fue como si al esforzarme al máximo, alcanzara una recompensa, empezara a conocerme. Seguí corriendo, muchos años después, sigo haciéndolo y nunca termino de conocerme, así que no me queda otra que seguir corriendo”.

"Ahora, mi mejor fuente de energía para evitar lesiones son las proteínas"

Fiz, que este año marcó un nuevo record M55 al atravesar la meta del Maratón de París en 2.21:51, confirma que cada semana entrena cinco días para mejorar su rendimiento físico y corre dos para relajarse mentalmente. “Mi alimentación”, matiza “ suele ser muy equilibrada y a lo largo del tiempo la he ido modificando. De joven le daba mucha importancia a los hidratos pero ahora, con 56 años, he perdido algo de masa muscular y mi organismo demanda proteínas. Ahora ellas son mi mejor fuente de energía, no me puedo permitir el lujo de perder masa muscular y caer en lesiones. Tengo que especificar que cuando se habla de proteínas, parece que la gente solo piensa en carne y no es así. En mi caso yo las encuentro en lácteos, queso, frutos secos, trigo sarraceno o avena”.

Cuando corre, Fiz básicamente toma isotónicos con hidratos y un porcentaje bajo en cafeína. “A la gente que va a pasar cuatro horas corriendo, le recomiendo una alimentación combinada liquida y sólida: agua con isotónico; plátanos para evitar calambres musculares y un par de geles”. Aquí vuelve a puntualizar, “Cuidado con los geles, en carreras que conlleven más de una hora y media de esfuerzo van bien, pero hay que probarlos previamente en algún entrenamiento. El organismo tiene que saber antes de la competición si es capaz de asimilarlos. En caso contrario, la carrera puede convertirse en fracaso”.

Borja Pérez Batet, el corredor Vegano

Borja Pérez
Borja Pérez

Junto a Martín, encontraremos el domingo en la salida a Borja Pérez Batet (Cubelles, Barcelona, 1984), un corredor vegano que lleva 10 años compitiendo en el circuito profesional. Campeón del Mundo de Duatlón Sprint GGEE 30-34, en 2015 quedó tercero en la San Silvestre Vallecana Popular, en 2016 fue segundo y un año después se subió al pódium para recoger el primer premio. Borja entrena siete días a la semana y llega a Valencia para correr su primer Maratón tras una lesión que le ha mantenido apartado unos meses pero con un ambicioso objetivo, acabar cerca de una marca: 2:20.

"En la meta me esperan generosas raciones de proteína vegetal y grasa"

Borja competirá en ayunas ya que todo el entrenamiento de cara al Maratón realizado este año lo ha hecho practicando el ayuno intermitente y siguiendo una dieta cetogénica vegana alta en grasas vegetales y muy baja en carbohidratos. En la carrera consumirá aceite MCT (triglicéridos de cadena media) en polvo diluido con agua y en cuanto llegue a la meta, su novia le estará esperando con generosas raciones de proteína vegetal y grasa, que traducidas, se convierten en tofu, tempeh o soja texturizada con verduras, aguacate, aceitunas y frutos secos.

Con 18 behobias y a lo loco

Gonzalo Sánchez

Después, siempre 'txuleta'

  • El día de la carrera se levanta dos horas antes y desayuna zumo, yogur con muesli, tostadas con aceite y café. En las carreras en las que baja mucho la temperatura, suele llevar encima bombones de membrillo que prepara él mismo y glucosa líquida.

Gonzalo Sánchez (San Sebastián, 1971) es Director Comercial de la empresa alimentaria CorpaChef y empezó a correr a los 14 años porque no se le daba mal. Abandonó el atletismo, se pasó al fútbol, y tras años fuera, regresó a vivir a San Sebastián con 27 años y retomó las carreras. Desde entonces ha participado en un Maratón, en 15 Medias y en 18 Behobias (carrera popular de 20 kilómetros que discurre entre Behobia, Irún y San Sebastián).

"De un año a otro, siempre conseguimos que alguno nuevo se enganche"

24 horas antes de correr, Gonzalo come carne, pescado, arroz o pasta cocinado sin grasas ni acompañantes y chocolate de postre y el día de la carrera se levanta dos horas antes y desayuna como siempre: zumo, yogurt con muesli, tostadas con aceite y café. En las carreras en las que baja mucho la temperatura, suele llevar encima bombones de membrillo que prepara él mismo la noche antes y dosis de glucosa líquida. Dice que no ha encontrado un gel que le convenza aún: “algunos son muy pastosos, otros demasiado fuertes o demasiado difíciles de abrir o demasiado grandes”.

“Lo mejor de las Behobias”, confiesa, “es acudir después a la sociedad de mi amigo Iban. Nos juntamos unos cuantos con las familias para comentar la carrera y mientras comemos unas buenas txuletas, nos metemos con los que no han corrido la Behobia. De un año a otro, siempre conseguimos que alguno nuevo se enganche”.

Nada como un “no” para motivar

Ignacio Crespo
Ignacio Crespo

Ignacio Crespo es catador del Club de Vinos de un importante grupo editorial y su historia con las carreras arranca con un “no”. Hace nueve años sufrió un accidente de moto, le pusieron unos tornillos muy aparatosos en la tibia y le dijeron que no podría volver a hacer deporte. “Aquello me hizo retarme, ¿por qué no iba a poder? Un año después me propuse “andar” la San Silvestre Vallecana, finalmente la troté y me sentí muy bien. A partir de ese momento, me aficioné y empecé a correr un mínimo de tres días a la semana”.

"Me aficioné en la San Silvestre y ahora corro mínimo tres días a la semana"

Este experto en vino, al que muchos llaman “wine runner” porque empieza a ser habitual verle entrenar en los recintos feriales antes o después de catas y eventos, participó en la ultima Media Maratón de Valencia y sigue recordando las sensaciones que le transmitió la ciudad: “Aunque en teoría se acercaba el final de la carrera y mi cuerpo empezaba a agotarse, atravesar las calles del centro, pasar delante de las torres de Serranos, de la estación de tren o del Marqués de Dos Aguas y ver a tanta gente saludando y animando hizo que esos kilómetros finales pasaran volando”.

Antes de correr una carrera, Ignacio suele cenar un plato de pasta y dos horas antes de la prueba desayuna café con leche, pan con AOVE, plátanos, nueces y un yogurt y cuando se trata de medias, se organiza para comer un plátano cada 5 kilómetros. En cuanto llega a la meta, empieza para él el verdadero festival. “En la Media que corrí en Valencia hace unos meses, celebramos la carrera en La Genuina, un restaurante construido en el interior de una barraca típica de la zona en el que disfrutamos tanto o más que en la carrera”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento