El presidente paquistaní dimite de su cargo
Un grupo de paquistaníes escuchan por televisión el discurso de renuncia del presidente Musharraf, en Quetta (Pakistán). EFE/W.K

Tras la dimisión anunciada este lunes por el presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, varios personajes políticos se han apresurado a valorar la marcha del ya ex presidente.

"Un obstáculo menos" (BHUTTO)

El hijo de la asesinada líder del Partido Popular (PPP) Benazir Bhutto, Bilawal, ha señalado que con la marcha de Musharraf "se ha eliminado un obstáculo para la democracia".

Bilawal, de 20 años, está destinado a asumir el liderazgo del PPP cuando llegue a la edad de 25. Su formación está comprometida a restituir en sus cargos a los magistrados del Supremo expulsados por Musharraf.

Con esta opinión se alinea con su partido aliado en el Gobierno, la Liga Musulmana-N, que se ha mostrado partidaria de restaurar "pronto" en sus cargos a los jueces.

"Una victoria del pueblo" ( Partido Popular de Pakistán)

El gubernamental Partido Popular de Pakistán (PPP), al que encabezaba la difunta Benazir Bhutto, calificó la dimisión del presidente como "una victoria del pueblo".

"Finalmente los paquistaníes consiguen librarse de la dictadura y es un motivo de alegría", dijo un portavoz de la formación, la más importante de las que componen el Gobierno.

La fuente agregó que la marcha del ex general traerá "estabilidad política" al país, porque, dijo, "durante los últimos meses Musharraf ha estado conspirando contra un gobierno civil".

Piden que sea castigado (Liga Musulmana-N)

La gubernamental Liga Musulmana-N, liderada por el ex primer ministro Nawaz Sharif, se felicitó por la dimisión del presidente, y se mostró contraria a otorgarle inmunidad.

"Nuestra posición respecto a concederle una salida es clara. Musharraf ha quebrantado la Constitución y debe pagar por ello", explicó el secretario de información de la "Liga-N", Ahsan Iqbal.

Iqbal, para quien la dimisión es una "victoria de las fuerzas democráticas", dijo que la marcha del presidente "traerá sólo consecuencias positivas".

"La democracia debe fortalecerse ahora"

El ministro paquistaní de Asuntos Exteriores, Shah Mehmud Qureshi, mostró su confianza en que la dimisión traerá "estabilidad política" a Pakistán.

"Le habíamos aconsejado que lo hiciera (dimitir). La democracia y sus instituciones se deben fortalecer en este momento", dijo Qureshi.

"Una salida digna y elegante"

La Liga Musulmana-Q, formación afín a Pervez Musharraf, calificó la decisión del presidente paquistaní de dimitir como "digna" y "elegante" y aseguró que "fortalecerá el sistema democrático", según dijo el portavoz del partido.