Madonna
Madonna, en un imagen de archivo tomada durante un concierto en Hannover (Foto: KORPA). KORPA
Según afirma el diario británico Telegraph, Madonna y Guy Ritchie están siendo investigados por
los precios irregulares de su bar, en los que cada día una pinta de cerveza cuesta distinto.

De un día para otro, el precio de una cerveza había subido medio euro
El bar, llamado The Punchbowl y situado en el londinense barrio de Mayfair, podría perder su licencia sólo seis meses después de ser adquirido por la pareja.

La cantante y el director de cine gastaron dos millones y medio de libras (algo más de tres millones de euros) en comprar y reformar el bar, que ahora es investigado ya que sus tarifas no son visibles para los clientes -algo obligatorio legalmente- y algunos trabajadores podrían haber subido los precios.

El Telegraph cita a un hombre de 52 años, Brian Richardson, que tras doce años acudiendo al local quedó sorprendido cuando la misma pinta de cerveza le costó un día tres libras y media (casi cuatro euros y medio) y, al día siguiente, 3,90 libras (casi cinco euros).

Henry Heaton, asistente del encargado del local, negó que se cambien los precios y se engañe a los clientes, afirmando que se trata simplemente de errores a la hora de pasar la factura.