Hay bodas submarinas y virtuales, pero hasta ahora no existía una larga tradición de bodas aéreas.

No obstante, una pareja británica ha desafiado al vértigo y ha celebrado su boda sobre dos avionetas, a 1.000 pies de altura.

Los novios se hallaban cada uno en un aeroplano, mientras que el sacerdote, por su parte, se encontraba en una tercera avioneta.

Los contrayentes, Katie Hodgson, de 23 años, y Darren McWalters, de 24, admitieron que están "un poco locos".