Plantas de marihuana
Plantas de marihuana interceptadas en un domicilio privado. ARCHIVO R.M.

Pocos comercios de la calle Portoalegre de Alcorcón estaban tan transitados, a pesar de la crisis, como el negocio de Carlos, Lourdes y Jesús.

Todos ellos, de nacionalidad española y edades comprendidas entre los 24 y los 40 años, fueron detenidos ayer por utilizar su tienda como despacho de marihuana. Los arrestados anunciaban en su local la venta de productos relacionados con la maría (camisetas, banderas, papel o pegatinas, entre otros) pero en realidad lo que vendían era la droga. La Policía localizó 13 kilos de esta sustancia en la trastienda.

Según fuentes fuentes policiales, la investigación se inició a partir de un chivatazo sobre una presunta venta de drogas en el local. La gran afluencia de público a la tienda, sobre todo los fines de semana, también hizo sospechar a la Policía de Alcorcón, que puso en marcha un dispositivo de vigilancia en colaboración con los agentes de la comisaría de Usera-Villaverde.

Un paraíso del cáñamo

Los tres detenidos habían convertido la trastienda de su local en un auténtico paraíso de objetos de marihuana y objetos relacionados con su cultivo.

Además de las semillas, las plantas y los efectos para su tratamiento y siembra, la Policía localizó también una lavadora para marihuana, dos coladores y un total de cinco prensas metálicas cilíndricas.