La Guardia Civil ha detenido en Ugíjar a un marroquí de 40 años de edad, que ejerce la función de encargado de una explotación agrícola en ese municipio, como presunto autor de un delito contra el derecho de los trabajadores extranjeros en España.

También ha sido imputado como presunto autor del mismo delito el encargado general de la empresa que explota dicha finca agrícola, un vecino de Ugíjar de 27 años de edad.

El detenido y el imputado tenían trabajando en la precitada finca a tres mujeres de nacionalidad marroquí que se encontraban en situación irregular en España.

Las mujeres son marroquíes y tenían permisos de residencia falsos 

Para intentar burlar la vigilancia de la Guardia Civil o de la Inspección de Trabajo, el detenido le habían entregado a estas mujeres unos contratos laborales y unos permisos de residencia temporal a nombre de otras mujeres también marroquíes que sí se encuentran de forma legal.

Esta actuación viene precedida de una denuncia que presentó una mujer, también marroquí, contra una empresa de Castell de Ferro propietaria de una finca en la localidad de Ugíjar porque no la contratan al estar regularizada su situación en España, ya que preferían a mujeres en situación irregular porque que les resultaban más baratas.

La Guardia Civil inspeccionó la finca y comprobó que efectivamente allí trabajaban tres mujeres marroquíes, dos de las cuales se identificaron con su pasaporte y la tercera estaba indocumentada, que se encontraban de forma irregular.

No obstante sí que presentaron a los agentes las fotocopias de un permiso de residencia temporal y de un contrato de trabajo a nombre de otras mujeres marroquíes, y declararon que el encargado del cortijo les obligaba a suplantar la identidad de estas mujeres.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GRANADA