Juan Antonio Valdivia
Juan Antonio Valdivia (izqda.), gerente de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios.
Hacienda somos todos... o unos más que otros. Para Juan Antonio Valdivia, gerente de la funeraria municipal y juzgado por la privatización de esta empresa pública, los fraudes a Hacienda son totalmente justificables. "¿No ha engañado nunca a Hacienda o ha intentado pagar un poquito menos? Es lícito. Quién no lo ha intentado: ¡A ver si cuela esto y no me pillan!", suelta a los periodistas de El País cuando le preguntan por la sentencia en la que le condenan por delitos contra la Hacienda pública, en
una entrevista publicada por este diario.

Valdivia fue juzgado por el caso Funespaña, pero fue declarado inocente de todas las acusaciones. Su empresa, Funespaña, compró la mitad de la funeraria municipal por sólo 0,6 euros, lo que "podría ser un delito, pero está prescrito".

En la entrevista se defiende de todas las acusaciones apuntado que "todo el proceso es un tema político" y añade que "ha durado 15 años la persecución de IU en contra de Funespaña". Además, concluye, "no he sido condenado por nada".