Una mujer de 43 años evitó ser violada de un modo poco común, según relata el diario chileno La Tercera. La mujer logró convencer a su atacante para ir a otro lugar a consumar la agresión sexual. En el trayecto aprovechó para huir y denunciarle.

El agresor accedió a ir a otro lugar para consumar la violación
Los hechos tuvieron lugar el lunes de madrugada en la localidad chilena de La Serena, cuando la mujer volvía a su casa. Su agresor, un hombre de 22 años con antecedentes penales, intentó primero, robarla, amenazándola con dos piedras y después la metió en una vivienda deshabitada. Tras golpearla intentó violarla.

La mujer opuso resistencia y convenció a su agresor para ir a otro lugar. Sorprendentemente, accedió. Al salir de nuevo a la calle, pasaron por una garita de seguridad y la víctima aprovechó para denunciar lo que ocurría. Su agresor escapó.

Dada la alerta, la policía detuvo al violador y lo puso a disposición del juez.