Miguel Fernández Ordóñez
El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (EFE). Ángel Medina / EFE
El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha advertido este miércoles de que la situación de los mercados financieros internacionales "dista mucho de haberse normalizado plenamente", y auguró que la actual fase de bajo crecimiento "podría prolongarse más de lo esperado".

No obstante, apuntó que en los últimos cuatro meses "han ido remitiendo los riesgos de que se produzca una crisis financiera con una recesión global" y consideró que la desaceleración mundial está siendo
menor de lo anticipado en marzo.

Han ido remitiendo los riesgos de que se produzca una crisis financiera con una recesión global

Fernández Ordóñez advirtió de que "es difícil pensar" que vuelvan a darse unas condiciones financieras "tan holgadas" como las del último lustro, al tiempo que defendió una política monetaria que actúe "con firmeza" para ayudar a estabilizar los precios.

En cuanto a la inflación, señaló que su aumento no se ha debido tanto al incremento salarial como al aumento de los márgenes empresariales, y pidió a empresarios y sindicatos que trabajen por la estabilización de precios.

En este sentido, consideró "crucial" la negociación colectiva, de manera que los sueldos no se suban automáticamente con la inflación, sino en función de la coyuntura y los resultados empresariales.

Un ajuste "intenso, costoso y prolongado"

El "proceso de ajuste" que generaron las turbulencias financieras, reconoció, está siendo "intenso, costoso y prolongado" y la liquidez "se ha secado" en muchos segmentos de los mercados financieros, sobre todo en los de titulización.

No obstante, dijo que aunque el endurecimiento del crédito tenga un efecto "moderador" sobre la economía en la actualidad, ayudará a fortalecer el sistema financiero y a hacer más "sostenible" el próximo ciclo económico expansivo.

Por último, rechazó que el Ejecutivo preste ayuda financiera al sector privado en la actual coyuntura económica, salvo en casos puntuales como los préstamos a las pymes, y subrayó que "hay problemas que no puede ni debe resolver el Gobierno".