Se desplazó desde la localidad de Nivar, a 12 kilómetros de la capital, para intentar matar a su hijo. Un hombre de 44 años fue detenido la pasado madrugada por tratar de acabar con la vida de su vástago. Está acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa.

 

Los agentes pudieron comprobar que en los techos de las habitaciones había perdigones
Eran las 5.40 horas de esta mañana cuando el arrestado se presentó en el domicilio de su hijo, ubicado en la plaza Merced Alta,
en el barrio de Almanjáyar, una de las zonas deprimidas de la ciudad. Una vez frente a la casa, comenzó a disparar contra la fachada con una escopeta de caza. Logró impactar contras dos de las ventanas del inmueble. Más tarde, los agentes personados en el lugar de los hechos pudieron comprobar que los disparos habían dejado unos agujeros de unos veinte centímetros de diámetro y que en los techos de las habitaciones afectadas había perdigones. 

Tras el ataque, el padre regresó a su domicilio, donde fue detenido después de que el hijo alertara al 091 del suceso. En el registro se le intervinieron, además de la escopeta con la que había efectuado los disparos, otras tres armas de caza, todas ellas en regla.

Atropello en el centro

Por otro lado, el Grupo de Homicidios de la Comisaría Provincial de Granada ha detenido a dos jóvenes de 22 y 25 años acusados de embestir intencionadamente con su vehículo a un hombre en la calle Pedro Antonio de Alarcón de la capital que les había recriminado momentos antes por insultar a dos chicas en su propio establecimiento.

A un conocido de la víctima que intentó evitar el atropello sujetando el volante, le rajaron con un cúter desde el antebrazo hasta la mano. Este último ha tenido que ser intervenido quirúrgicamente, ya que el corte le seccionó los tendones.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GRANADA