El Gobierno iraní ha anunciado que ha probado "con éxito" un nuevo misil, "Shihab-3", de 2.000 kilómetros de alcance y un peso de una tonelada, durante las maniobras que unidades navales y aéreas del cuerpo de los Guardianes de la Revolución ensayan en el Golfo Pérsico.

Pruebas balísticas tras amenazar a Israel y EE UU
El anuncio iraní se produce después de las amenazas de Teherán de "quemar" Israel y la fuerza naval de EEUU en el Golfo Pérsico, si las instalaciones atómicas de la República Islámica son atacadas por esos dos países.

"Han sido ensayados con total éxito numerosos misiles tipo Shihab 1, 2 y 3, así como de los modelos 'Fateh' (conquistador) y 'Zilzal' (terremoto), todos de fabricación nacional", subrayaron las mismas fuentes, según la televisión Al Alam.

Operación 'El profeta más grande'

En los ejercicios, bautizados "El profeta más grande" e iniciados el pasado lunes en el Golfo Pérsico y el estrecho de Ormuz, en la entrada de esa vía marítima, "han sido probados, también con gran éxito, aviones sin piloto para objetivos de combate y reconocimiento", añadieron.

El objetivo: el estratégico estrecho de Ormuz
Las maniobras de los "Pasdarán", una fuerza considerada la columna vertebral del régimen islámico de Teherán, comenzaron un día después de las que unidades navales de EEUU, Reino Unido y Bahrein realizaran operaciones cerca del estrecho de Ormuz.

Irán amenazó con bloquear este paso, el de mayor importancia estratégica para la navegación en el Golfo, si fueran atacados; de este estrecho salen a diario entre 16 y 17 millones de barriles de petróleo para cubrir un tercio de las necesidades del mundo.

En cualquier caso, el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadineyad, afirmó el martes en Kuala Lumpur que no contempla posibilidad de una guerra entre su país y Estados Unidos o Israel.