Familiares de Ingrid Betancourt
Nicolas Sarkozy acompañado por los hijos de Betancourt, Lorenzo y Melanie y la hermana, Astrid. (EFE) EFE
La noticia del rescate de la ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt ha despertado numerosas reacciones de felicitación por la operación que ha terminado con un cautiverio de seis años por parte de las
FARC.

Es una inmensa alegría, una algería increíble, no lo puedo creer

"Es una inmensa alegría, una alegría increíble, no lo puedo creer". La reacción más sentida ha sido la del hijo de Betancourt, Lorenzo Delloye, quien al principio no creía la noticia. Recibió la confirmación de las autoridades francesas y no ha ocultado su felicidad.

Por su parte el presidente francés, Nicolas Sarkozy, agradeció a su colega colombiano, Álvaro Uribe, la liberación Betancourt y anunció el viaje a Colombia de la familia de la ex rehén de las FARC para reunirse con ella. En una declaración en el Elíseo, flanqueado por los hijos de la ex rehén colombo-francesa, Sarkozy llamó a las FARC a cesar su "combate absurdo".

"Hemos ganado un combate por la libertad"

Muy emocionada, Mélanie Delloye Betancourt agradeció a las autoridades colombianas "por lo que ha ocurrido" y dijo que se acordaba de "todos esos años de combate y toda la gente que nos ha apoyado desde el comienzo". Tras evocar a su madre, los tres rehenes norteamericanos y los policías y militares liberados, dijo que "aún quedan rehenes en la selva. No hay que olvidarles. Hay que seguir luchando por su liberación".

"Empiezo a vivir el momento más bello de mi vida", concluyó la joven, que pasó la palabra a su hermano menor, Lorenzo. Éste, que dijo que era difícil "encontrar las palabras en un momento así", dio las gracias a Sarkozy por todos sus esfuerzos y consideró que ahora se ha puesto en marcha un proceso y apostó por la liberación de todos los otros cautivos. "Hemos ganado un combate por la libertad. Muy pronto voy a volver a ver a mi madre. Es el mejor momento de mi vida. Gracias a todos", concluyó el joven.

Alegría en los hogares de un militar y un policía rescatados de las FARC

Un jubilado octogenario y una ama de casa, el primero padre, y la segunda hermana, de dos de los uniformados liberados el miércoles, expresaron su alegría por el rescate de sus familiares junto a la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt y otros rehenes.

Bernabé Buitrago, próximo a cumplir ochenta años y padre del cabo primero de la Policía Julio Buitrago, y Esperanza Marulanda, hermana del sargento segundo del Ejército, José Ricardo Marulanda, exteriorizaron su emoción ante los periodistas. Buitrago, el padre, recordó que su hijo, el policía, fue secuestrado el 3 de agosto de 1998, y desde entonces espera "que llegue a la casa", en el barrio La Granja, del sector suroeste de Bogotá.