Si piensa que podrá buscar una fórmula para acceder en coche al centro una vez que se restrinja al tráfico, sepa que lo tendrá difícil porque una veintena de cámaras las entradas y salidas.

La delegación de Movilidad ya tiene terminado el concurso para contratar este sistema de videovigilancia con el que arrancará la peatonalización. Su implantación costará un millón de euros, según asegura a 20 minutos Francisco Fernández, delegado de Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla .

La concejalía está pendiente de que el Ayuntamiento le conceda la partida económica para adjudicar el proyecto. No obstante, los dispositivos no comenzarán a controlar hasta, al menos, principios de 2009 (en un primer momento se dijo que arrancaría tras el verano).

Estas cámaras registrarán las matrículas y multarán a los coches que no estén acreditados. Aún así, Movilidad asegura que durante un tiempo informarán y avisarán a los conductores.

Al centro podrán entrar residentes, carga y descarga a ciertas horas, clientes de los hoteles y otros particulares, previa petición.

El Ayuntamiento trata ahora de definir cómo se solucionarán los dos puntos más conflictivos: el acceso al aparcamiento de la plaza de La Concordia y al de Escuelas Pías.

Estudian ubicar objetivos en las inmediaciones de las entradas de dichos parkings para comprobar si el vehículo accede a él o se desvía a otra calle.

«El objetivo es reducir a la mitad los 109.000 desplazamientos diarios que se producen por las calles del casco histórico», explica Francisco Fernández.

Hasta un 15% más

En el centro hay ahora mismo 16.620 residentes con coche. Aunque esta cifra subirá de un 10% a un 15% con los sevillanos que aún no han registrado su vehículo. También se pueden acreditar los dueños de garajes y los que tengan una plaza en alquiler.