Flavio Briatore, el viejo buscavidas, todo un partidazo, se casa mañana

Flavio Briatore y Elisabetta Gregoracci ©KORPA
Flavio Briatore y Elisabetta Gregoracci ©KORPA
KORPA

No es ni alto ni guapo, pero, a juzgar por su currículum amoroso, ejerce sobre las mujeres más bellas del mundo un magnetismo irresistible. El director deportivo del equipo de Fórmula 1 de Renault contraerá mañana matrimonio por la iglesia con Elisabetta Gregoracci. Flavio Briatore, católico no practicante hasta que fue operado hace dos años de un tumor en el riñón, ha incrementado su fe en los últimos tiempos. Ahora va a misa casi todos los domingos.

Nacido en Cuneo (Italia) el 12 de abril de 1950, treinta años antes que su prometida, Elisabetta Gregoracci. El máximo responsable de Renault, de procedencia humilde ha conseguido atesorar una inmensa fortuna. Instructor de esquí, gerente, camarero, agente de bolsa, no fue hasta los setenta cuando conoció a Luciano Benetton, con quien se asoció para crear un auténtico imperio textil mundial, a través de las franquicias de moda Benetton. No es un rico vergonzante, y buena prueba de ello es la una línea de moda y complementos llamada

Il Billionaire, así como una discoteca con el mismo nombre en Cerdeña cuyos precios prohibitivos, porteros aparte, son el mejor filtro para conseguir una selecta clientela.
Una botella de champagne cuesta mil euros.

Entre burbujas, yates, boutiques de lujo, jets privados y los circuitos de Fórmula 1 de todo el mundo ha vivido los noviazgos del italiano con mujeres de la talla de
Naomi Campbell, Adriana Volpe, Rachel Swaney , Fiona Swarovski, Eva Herzigova o Heidi Klum. Con está última, felizmente unida al cantante Seal, tuvo una hija que él no reconoció.

Briatore estuvo casado sólo en una ocasión. Su matrimonio con
Nina Steven no duró ni un mes. Extrovertido, locuaz, paternalista y divertido, Flavio ,
ha encontrado junto a Elisabetta Gregoracci el sosiego.

No renuncia a formar su propia familia, como ha confesado a ¡Hola!. Bueno, ya sabes, si te casas es por estas razones. Me gustaría mucho que fuera así. Elisabetta quiere tener tres hijos. Tendrán que correr, como Fernando Alonso en las pistas o Alejandro Agag y Ana Aznar, grandes amigos de la pareja.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento