El 30% de los niños de entre 2 y 14 años de la región tienen malos hábitos alimenticios

  • En la región, 240.000 alumnos entre 2 y 14 años abusan de la bollería.
  • La mayoría come menos fruta y verdura.
  • Hace diez años sólo comían mal el 10% de los menores.
La obesidad infantil es uno de los mayores problemas en Reino Unido. (ARCHIVO)
La obesidad infantil es uno de los mayores problemas en Reino Unido. (ARCHIVO)
ARCHIVO

Abusan de la bollería industrial, comen poca fruta y verdura y se atiborran de lácteos. Son los 240.000 niños madrileños, el 30% de los más de 800.000 que hay en la región de entre 2 y 14 años, que comen mal, según estimaciones de Concha Sánchez Pina, presidenta de la Asociación Madrileña de Pediatría de Atención Primaria.

Hace una década que se nota el repunte de niños mal comedores
Este porcentaje de niños con malos hábitos alimenticios
va a más. Para Paloma Hernando, vicepresidenta de esta asociación, fue «hace una década cuando empezó a notarse el repunte de niños mal comedores».

Teresa Muñoz, presidenta de la Asociación de Pediatras de Madrid, va más allá y asegura que «en los noventa sólo el 10% de los pequeños» no comían bajo los cánones de la dieta mediterránea. En el futuro, Muñoz considera que el número de niños que comen mal se disparará por «el modelo americano».

Lácteos en exceso

Aunque en los colegios los menús estén hechos por expertos, es en casa cuando la comida que ingieren deja de ser sana. «Los menores acaban comiendo lo mismo que sus padres y si éstos comen mal, sus hijos también», advierte Sánchez Pina.

Se toman muchos lácteos con grasa que sustituyen a la fruta
En muchas dietas infantiles
abunda la bollería industrial en detrimento de la fruta y la verdura, lo que provoca «niños con sobrepeso», lamenta Lucrecia Suárez, coordinadora del Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría. Además, en los últimos años Hernando ha notado que «s
e toman muchos lácteos con grasa y que se sustituyen por las frutas».

Los pediatras aconsejan cuidar la alimentación con la lactancia materna desde el principio. «Los bebés que no toman el pecho se crían más obesos porque cuando maman cogen la cantidad justa de calorías, cosa que no ocurre con los biberones», concluye Sánchez Pina.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento