Violencia machista
Un grupo de mujeres protesta contra la violencia machista. ARCHIVO

Cada vez denuncian más, pero sólo unas pocas acaban ante el juez. Las acusaciones por violencia machista se han disparado en la región desde la llegada de los juzgados de Violencia sobre la Mujer en 2003, pero son escasas las que terminan con una sentencia firme de los magistrados.

No se hallan indicios de delito o las denunciantes retiran la acusación
De todas las denuncias que llegaron a los tribunales de Violencia sobre la Mujer en 2007, pocas, muy pocas, acabaron en juicio (con sentencia): 563, casi el 4% (3,6%) de los 15.613 casos resueltos en total. En 2006 fueron 1.031 las que llegaron al juez, un 11% de todas las acusaciones ese año (9.287).

El resto de casos se archivaron por no hallarse indicios de delito, se trasladaron a los juzgados de lo Penal o las propias denunciantes retiraron su acusación, según la Memoria Judicial del año 2007, presentada ayer por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Este dato contrasta con el porcentaje de casos que sí llegan hasta el final en otros tribunales, como en los de lo Penal (90%), lo Social (45%) o lo Mercantil (25%), según datos extraídos del mismo estudio.

La memoria también destaca el colapso de los tribunales
En el informe se hace una radiografía completa sobre el estado de la Justicia en la comunidad y, aparte de los datos sobre violencia machista, también destaca el colapso de los tribunales de lo Contencioso-Administrativo (se tarda una media de dos años en resolver un asunto de esta índole) debido, sobre todo, al aumento de los casos en materia de extranjería, que ya representan el 65% del total.

Sin embargo, en los juzgados de la Violencia sobre la Mujer el tapón no es tan grande. De hecho, a pesar de que en 2007 recibieron 5.231 denuncias más que en 2006 (16.976 frente a 11.745), el número de asuntos resueltos fue mucho mayor: 15.613 casos en 2007, frente a los 9.287 de 2006.

Juicios por lo Penal

Para el abogado experto en violencia de género, Manuel Lampón, los asuntos que no llegan a los jueces son «porque la mujer retira su denuncia o porque ambas partes llegan a un acuerdo». Aunque Gonzalo afirma que las mujeres que se echan para atrás en su acusación ya iniciada la causa no superan el 8%.

Sin embargo, para la presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas, Altamira Gonzalo, «este bajo porcentaje de casos vistos por los magistrados se debe a que los juzgados sobre malos tratos son de Instrucción y que en aquéllos en los que se recurren, éstos pasan a la Sala de lo Penal».