Rodolfo Chikilicuatre
Rodolfo Chikilicuatre durante su estancia en Belgrado. ARCHIVO
Después de haberse convertido en un fenómeno mediático, a Rodolfo Chikilicuatre le ha llegado la hora. Esta noche, el argentino que nos representó en Eurovisión -y quedó en un digno puesto 16-
dirá adiós a sus seguidores en la que será su última aparición televisiva.

Se despedirá de la mano de su padrino artístico y mecenas, Andreu Buenafuente
Será, cómo no, en el late-night que le vió nacer, BFN , en La Sexta, y de la mano de su padrino artístico y mecenas, el presentador Andreu Buenafuente. Un gag sobre una guitarra con vibrador fue el origen del personaje, que se irá tal y como llegó, con el tupé puesto y su querida Luciana en la mano. Una broma ideada por Buenafuente, a principios de febrero, que ha supuesto un éxito tremendo que ha generado enormes beneficios.

No habrá transformación inversa, de Chikilicuatre al actor David Fernández, o al menos eso aseguran fuentes de La Sexta. El catalán se librará por fin del tupé postizo, las gafas, su particular vestimenta y ese acento argentino que desde hace tantos meses le acompaña. No obstante, según la página web del progama, la despedida "merecerá la pena". El blog de Rodolfo no ha sido actualizado desde hace ocho días; el final está cerca, está claro.

Desde galas regionales a campañas publicitarias

Pocos meses ha durado su corta y beneficiosa carrera desde que MySpace lo catapultó al estrellato. Desde entonces, ha protagonizado desde galas regionales hasta campañas publicitarias, no sin convertirse en el personaje más aludido de los últimos años. Y un icono friki para recordar.

Baila el Chiki chiki, además, se ha convertido en uno de los temas más descargados de sintonías para móviles. Y artistas como Siniestro Total, Joan Manuel Serrat o Mojinos Escozíos se han atrevido a versionarlo. Este miércoles, Rodolfo dejará de ser el fenómeno para convertirse en... ¿quién lo sabe?