Comer pescado o suplementos de omega 3 disminuiría la agresividad criminal

  • Según varios estudios donde quedó demostrado.
  • La propuesta surge de una creciente y controvertida cantidad de evidencia que le atribuye la criminalidad a factores biológicos.
Puesto de pescado en un mercado. (ARCHIVO)
Puesto de pescado en un mercado. (ARCHIVO)
ARCHIVO
Cuando las personas detenidas en prisión recuperan su libertad deberían aumentar el consumo de pescado o de suplementos de omega 3 para reducir el riesgo de sufrir una recaída, sugirió un psicólogo.

"Los ácidos grasos omega 3 (...) demostraron mejorar el funcionamiento del cerebro y reducir el comportamiento violento. Y, realmente, los prisioneros comen poco pescado", dijo el doctor Adrian Raine, profesor de Criminología, Psiquiatría y Psicología de la Universidad de Pennsylvania.

La propuesta surge de una creciente y controvertida cantidad de evidencia que le atribuye la criminalidad a factores biológicos, como una disfunción genética en la corteza prefrontal. La predisposición biológica explicaría por lo menos el 50% de la criminalidad, estimó Raine.

En este contexto, la intervención nutricional entre las personas en prisión sería una forma "naturista" de corregir los cerebros en riesgo. "No sólo permitiría prevenir (nuevos) delitos, sino que también facilitaría el uso de otros tratamientos, como la terapia cognitiva-conductual", añadió.

Un estudio en el 2002 sobre 231 prisioneros ingleses jóvenes demostró que el consumo de suplementos nutricionales con ácidos grasos omega 3 durante, por lo menos, dos semanas, estuvo relacionado con un 35% menos de delitos a los cinco meses.

En otro estudio, realizado por Raine, un grupo de niños de entre 3 y 5 años participó en un programa de "enriquecimiento ambiental" que incluyó una dieta enriquecida con pescado, ejercicio y estimulación cognitiva. Veinte años después, la tasa de criminalidad en el grupo había disminuido un 35%.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento