Nuevas dataciones de carbono catorce de restos humanos excavados en el antiguo monumento de piedra del sur de Inglaterra sugiere que fue usado como cementerio desde su concepción, después del 3.000 a.C., hasta bastante tiempo después de que levantaran las enormes piedras puestas en círculo alrededor del 2.500 a.C.

Previamente, los arqueólogos habían creído que se enterró a personas en Stonehenge entre el 2.700 y 2.600 a.C.

'La hipótesis en la que trabajamos es que Stonehenge representa un lugar de los muertos', dijo Mike Parker Pearson, arqueólogo de la Universidad de Sheffield, que dirige la excavación. 'Eso parece estar bastante claro'.

'Una vuelta de tuerca es que los enterrados en Stonehenge pueden haber sido la élite de su sociedad, quizá una antigua dinastía real británica'.

Construido entre el 3.000 y el 1.600 a.C como un templo, cementerio, calendario astronómico o las tres opciones, el círculo de piedras es denominado a veces 'las pirámides británicas'.

'DOMINIO DE LOS MUERTOS'

Quién construyó Stonehenge y por qué es un tema de debate entre los científicos, aunque cada vez más evidencias apuntan al uso del monumento como un lugar para sepelios, dijo Parker Pearson a periodistas.

El año pasado los mismos científicos encontraron restos de un gran asentamiento de casas en las proximidades. Dijeron que el hallazgo reforzó su creencia de que el asentamiento y Stonehenge forman parte de un gran complejo ceremonial junto al cercano río Avon.

'Sospechamos que el río es el conducto entre los dos reinos de los vivos y los muertos', declaró Pearson. 'Era la versión prehistórica del río Styx'.

El equipo estima que entre 150 y 240 hombres, mujeres y niños fueron enterrados en Stonehenge durante un periodo de 600 años, lo que hace probable que la cifra relativamente baja para un periodo tan amplio apunte a una sola familia de la élite.

/Por Michael Kahn/