Selección musical de abril de 2007

Grinderman.
Grinderman.
Mute

Estos son los mejores discos publicados en abril del año pasado.

Disco GrindermanGrinderman, Grinderman

El últimamente muy prolífico Nick Cave regresa con un nuevo proyecto, si bien, Grinderman tiene mucho que ver con lo que había venido haciendo hasta ahora, no en vano, el grupo lo forman el propio Cave junto a tres de los Bad Seeds, su banda de acompañamiento de toda la vida.

Es Griderman, efectivamente, un disco tan intenso, oscuro y afilado como es habitual en la obra del australiano, pero también es un álbum que justifica el cambio de nombre. Así, aunque se recuperan incluso sonidos propios de los primeros Birthday Party, en el disco se ofrece una sucesión de canciones desgarradas, poderosas y ruidistas, más bestias aún, más incendiarias, cercanas incluso en algunos momentos al punk-rock desbocado más propio de una banda adolescente que de quien lleva cerca de tres décadas en la carretera.

Arrancando con el rock pesado e hiriente de Get i ton y siguiendo con esa especie de travesura ligeramente lisérgica que es No pussy blues, el álbum de Grinderman sacude y golpea desde la primera a la última canción.

Disco La Costa BravaLa Costa Brava, Velocidad de crucero

Quinto trabajo para la banda, con importantes cambios en la formación. Eloy Cases y Dani Garuz dejan el grupo para dar paso a Ricardo Vicente, ex-Tachenko, que aportando incluso composiciones propias.

Esa es una de las características relevantes del grupo: todos aportan canciones. Más raro aún, han grabado por separado, y con prisas, cada uno mandando sobre sus propias canciones, decidiendo, sin la interferencia del resto, sobre los arreglos que mejor vestían a sus propias criaturas, "como los Beatles del disco blanco", dicen.

No puede exigírsele cohesión a un disco grabado por partes, pero la cosa funciona cuando te acostumbras a la sucesión de humores, cuando dejas de estar atento a las varias voces, a la autoría de las canciones. La unidad queda sacrificada en beneficio de una mayor amplitud estilística, de un mayor abanico de posibilidades sonoras, de más colores.

Además, los años han traído consigo un mayor enfoque, un mayor preciosismo. Velocidad de crucero está repleto de canciones básicas, estructuralmente simples, que consiguen un vuelo espectacular gracias a los cuidados arreglos, medidos y elaborados apuntes instrumentales (vientos, pianos, órganos...) levantando pequeños mundos pop vestidos de psicodelia ligera que hacen pensar en lo mejor del pop español -también del de fuera- de décadas pretéritas.

Disco Nick LoweNick Lowe, At my age

Haga lo que haga, Nick Lowe derrocha clase, buen gusto y elegancia. Y tiene un fabuloso talento para escribir melodías memorables. Unas cuantas de ellas las ha grabado en este fantástico nuevo álbum, elegantemente arreglado con una casi omnipresente sección de viento que lo acerca al mejor soul sureño. Pasaron los felices tiempos de la new wave, pero Nick Lowe es uno de los músicos de aquella brillante generación que mejor han sabido adaptarse al paso del tiempo.

Disco Josh RouseJosh Rouse, Country mouse, city house

Después de una serie de discos más bien discretos, Josh Rouse deslumbró a la crítica especializada y a buena parte de la afición con 1972, un álbum delicioso que tuvo una igualmente feliz continuación en Nasville. Sin embargo, sus dos siguientes entregas, un mini álbum firmado a medias con su novia valenciana y un álbum llamado Subtítulo, eran bastante flojos. Felizmente, ahora se muestra nuevamente inspirado en un disco sólido y eficaz en su aparente sencillez.

Disco JMGranadosJosé María Granados, En Madrid

Nueva entrega del que fuera líder de una de las más grandes bandas de la nueva ola madrileña, Mamá, y nueva demostración de que es, sin duda, el músico más en forma de su generación. Grabado en estudio pero prácticamente en directo, con una banda formada simplemente por guitarras, bajo y batería -luego se añadieron algunos arreglos de teclado-, En Madrid recupera en buena medida el espíritu nuevaolero con la colección de canciones más guitarreras y urgentes que Granados ha hecho en solitario. Y la cosa funciona.

Disco Lucky SoulLucky Soul, The great unwanted

Como ya hicieran Mary Wilson o Tracey Ullman en los tiempos de la nueva ola, los británicos Lucky Soul recrean con fidelidad, clase y buen gusto los sonidos más accesibles y poperos del soul de los sesenta. La cálida voz de Ali Howard, los delicados y atinados arreglos y, sobre todo, una colección de bonitas canciones hacen de este un notable disco de debut.

Disco PlanetasLos Planetas, La leyenda del espacio

El título es un evidente guiño a Camarón y su Leyenda del tiempo, y explica desde el principio que se trata de la aventura flamenca de Los Planetas, algo que se traduce en un osado intento de integrar los diferentes palos del flamenco al formato rock ruidista de la banda granadina. El resultado es algo irregular y no precisamente fácil de digerir, pero lo arriesgado de la apuesta se cobra su premio en momentos de electrizante emoción, sobre todo en el tema que queda en manos de Enrique Morente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento