Una demo de Olefit
Una demo de Olefit. OLEFIT

A priori, el flamenco y el fitness parecen tener poco en común. Pero esto cambió en 2014, cuando Paloma Gómez -bailarina de danza española del Ballet Nacional de España- y Luis Lorente -guionista, director de cine y teatro- crearon en Chicago OleFit, una disciplina deportiva que aúna el fitness con el baile español para que el ejercicio se convierta en una práctica divertida y festiva.

El OleFit es un entrenamiento de unos 50 minutos de duración (tres fases de ejercicios cardiovasculares y una de estiramientos) en los que se combinan algunos movimientos básicos del flamenco y la danza española -así como su temperamento y carácter- con fórmulas propias del fitness y ejercicios cardiovasculares progresivos.

De fondo, como no podía ser de otra forma, los ritmos más fiesteros del flamenco: rumbas y bulerías que ayudan a poner el cuerpo en marcha y levantan el ánimo hasta al más parado.

Pero no vale cualquier canción, sino que se trata de música creada especialmente para las clases de OleFit, como ocurre, con otras disciplinas inspiradas en el baile, como el Zumba. Y es que, aunque pudiera parecer una disciplina pasional e improvisada, tanto la coreografía como la música están medidos al milímetro. En los niveles más avanzados, las clases se acompañan de complementos típicos de la danza española, como mantones y castañuelas.

Qué beneficios tiene el OleFit

OleFit es una disciplina muy completa que trabaja todo el cuerpo. El tren inferior se ejercita a través de los movimientos rápidos de los pies, como el típico zapateado; y la parte superior con el uso de las castañuelas, el mantón, etc.

Como en toda disciplina deportiva dirigida al gran público, OleFit ayuda a ponerse en forma, a tonificar, a ganar coordinación motora, flexibilidad y a quemar calorías, según afirman creadores, entre 500 y 700 en cada sesión.

Además, aunque no se trate de una clase de baile ni se enseñe danza propiamente dicha, la práctica del OleFit también ayuda a mejorar el sentido del ritmo, el equilibrio y, según dicen los que lo practican, eleva sustancialmente del estado de ánimo, pues es desestresarte, divertido y libera endorfinas. Sus creadores afirman, además, que es una práctica mindful fitness que ayuda a liberar emociones y a despertar nuestro lado más creativo.

¿Lo puede practicar todo el mundo?

Como en toda disciplina deportiva, el OleFit está dividido en niveles y es apto para todos los públicos, tengan o no nociones de baile o hayan practicado o no fitness anteriormente, pues está pensado para que el alumno vaya subiendo de nivel con la práctica. Consta de cinco niveles con nombres inspirados también en el universo flamenco:

  • Atracción (nivel básico): Se trata de un nivel introductorio para que el alumno aprenda los movimientos, la coordinación y los ritmos esenciales del OleFit.
  • Confianza (nivel medio): Los movimientos se vuelven más complejos y sube el ritmo.
  • Deseo (nivel avanzado 1): Se añaden las castañuelas a los movimientos de brazos.
  • Exaltación (nivel avanzado 2): Los pasos de complican y el rimo se acelera.
  • Éxtasis (nivel extremo): Entran en juegos los elementos más difíciles de dominar: el mantón en las mujeres y la capa en los hombres.

El OleFit nació en Chicago, pero ya está presente en California, Miami, Denver, Singapur, y, desde hace poco más de un año, en España, donde cada vez se practica en más gimnasios. Pero sus creadores no se quedan aquí, y quieren que el OleFit, como el flamenco, dé la vuelta al mundo.